El fútbol o el baloncesto ya no serán las únicas opciones para disfrutar del tiempo de descanso en el patio del CPI Curros Enríquez de Pazos de Borbén. Los escolares que no practican deportes con pelota durante el recreo disponen de un espacio propio con diferentes alternativas de juego y ocio adaptadas a sus preferencias.

El proyecto de patios inclusivos del colegio Curros Enríquez recibió esta semana la felicitación por parte de la delegada de la Xunta de Galicia en Vigo, Marta Fernández-Tapias, el jefe territorial de Educación en Pontevedra, César Pérez Ares, y el alcalde de Pazos de Borbén, Andrés Iglesias, que visitaron el centro para interesarse por la iniciativa.

Los pequeños pueden escoger durante los recreos opciones como el circuito de educación vial para bicicletas y karts con señalización real proporcionada por el Concello, el campo de golf con ocho hoyos –cada uno con el nombre de cada parroquia del municipio–, jugar a la petanca, al ping-pong o disfrutar de la biblioteca exterior.

Zona para petanca

La propuesta se puso en marcha en el inicio del curso 2019/20 con la diferenciación de las primeras zonas inclusivas, pero tras la declaración de alarma tuvo que replantearse para adaptarse a la nueva normativa sanitaria. En este momento surgió la idea de acondicionar una zona para la petanca, un juego tradicional en grupos reducidos que además permitía la fácil desinfección del material.

Desde el centro señalan no se trata solo de integración, sino también de educar en el respeto, la igualdad y potenciar las habilidades sociales necesarias para aprender a convivir con quien elige opciones diferentes a las propias, ayudando así a mejorar el clima de convivencia en el centro educativo y en el entorno social del alumnado.

El ANPA donó el equipamiento para los juegos de petanca, los karts y la mesa de ping-pong.