Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartas desde Tomiño con destino a reclusas de la prisión de Cáceres

Jóvenes de Tomiño escribiendo cartas para enviar a las reclusas de Cáceres.

Jóvenes de Tomiño escribiendo cartas para enviar a las reclusas de Cáceres.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias acaba de dar el visto bueno para firmar un convenio con el Concello de Tomiño para sacar adelante el proyecto piloto Palabras libres para mujeres presas. La actividad, organizada por la Oficina Municipal de Información Xuvenil de Tomiño (Omix), consistirá en un intercambio de cartas entre jóvenes (a partir de 18 años) y mujeres interesadas del municipio con reclusas que estén cumpliendo pena en el centro penitenciario de Cáceres. “Como instituciones públicas tenemos que trabajar para intentar mejorar la vida privada de las personas y así nace este proyecto, con el que queremos promover el intercambio de cartas entre reclusas y el mundo exterior”, explica la concejala de Juventud de Tomiño, Fátima Rodríguez.

De esta forma, tras la firma del correspondiente convenio, podrá comenzar el intercambio epistolar. Así, las participantes podrán ver más allá de los muros de la prisión a través de los ojos de otras mujeres. “Utilizando palabras las personas pueden mostrar sus sentimientos, sus ganas de aprender, mejorar sus habilidades sociales, entrenar su empatía, estrenar una nueva amistad epistolar…”, comenta la concejala, aclarando que será posible también compartir fotografías, pinturas, poemas, libros, música…

El proyecto pretende promover un ejercicio de resiliencia para reducir los efectos negativos a nivel psicosocial que provoca el hecho de que estas mujeres estén privadas de su libertad. “En esta época de pandemia a nivel mundial en la que estuvimos confinadas es más fácil empatizar con la situación de las personas privadas de libertad, cumpliendo así otro de los objetivos de la iniciativa: sensibilizar a la sociedad sobre este colectivo”, apunta Rodríguez. Así, desde la Omix de Tomiño ya han empezado a redactar las misivas y el material que le enviarán tras la firma de este convenio a reclusas del centro penitenciario de la ciudad de Cáceres.

Este intercambio de cartas es una estrategia que busca mucho más que la lectura y la escritura a partir de una verdadera necesidad comunicativa. Trabajar en conjunto los juicios y los prejuicios desde el punto de vista crítico a través de la creatividad, la comunicación y la literatura, y promover una mejor inserción social en personas que en muchos casos habían perdido todo tipo de esperanza durante su estancia en prisión. El intercambio epistolar, además de darles esa esperanza, les permitirá mantener un contacto con el exterior que es básico desde el punto de vista anímico después de tanto tiempo de reclusión en una cárcel.

En los últimos años se han llevado a cabo varios proyectos a nivel nacional con el objetivo de que reclusos de diferentes centros penitenciarios de todo el país, especialmente aquellos que no tienen familia y por tanto carecen de vías comunicativas con el exterior, tengan un apoyo fuera de la cárcel que le permita mantener un contacto con la vida fuera de la celda. Finalmente el objetivo de todas estas iniciativas es evitar el aislamiento total del preso e intentar en la medida de lo posible su reinserción en la sociedad.

Compartir el artículo

stats