El concejal de la corporación municipal de Mos, Román González Garrido, que en las pasadas elecciones municipales se presentó como cabeza de lista del grupo municipal GañaMos, anunció ayer su decisión de abandonar este grupo municipal, y pasar a formar parte, dentro de la corporación municipal, del grupo de no adscritos. Tras presentar el escrito señaló que “es una de las decisiones más importantes, difíciles y dolorosas que tuve que tomar en los últimos años”.

El edil agradeció al grupo GañaMos la oportunidad que le brindó para dar el paso a primera línea política pero “el desgaste personal al que estuve sometido estos últimos meses, por el mero hecho de ofrecer una manera diferente de hacer política, por ofrecer alternativas diferentes de trabajo, y querer ofrecerle al vecindario alternativas reales para mejorar el bien común, hacen inviable esta convivencia, por lo que estoy convencido que lo mejor para todas y para todos, es que yo de este paso”.

Operación dominó

Ya en la pasada legislatura otro edil de GañaMos, Pablo Castro, se pasó al grupo de no adscritos disconforme con una operación dominó, precisamente para que entrase González Garrido, y después de la dimisión Vázquez Troitiño, el portavoz, que apoyaba la Ciudad Deportiva del Celta en contra del grupo.

González Garrido, que es dirigente provincial de Podemos, podría presentarse por la formación morada en 2023, aunque asegura que no sabe que pasará “ahora estoy trabajando en una alternativa de futuro ante la negligente gestión del PP”.