Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baiona se queda un verano más sin hidromasaje marino gratuito

El único talaso al aire libre de Galicia costó en torno a 150.000 euros en 2018 y el gobierno local rechaza gastarse otros 50.000 en la reparación “porque hay otras prioridades”

El único talaso al aire libre y gratuito de Galicia tampoco funcionará este verano. // Pablo Hernández Gamarra

El único talaso al aire libre y gratuito de Galicia tampoco funcionará este verano. // Pablo Hernández Gamarra

El primer y único balneario de talasoterapia al aire libre y gratuito de toda la comunidad gallega tampoco funcionará este verano. El gobierno municipal de Baiona decidió retirar el sistema de hidromasaje el año pasado por los gastos que suponían los daños causados por ataques vandálicos y temporales. Bajo la misma filosofía de ahorro, ahora renuncia a activarlo a las puertas de las vacaciones.

El alcalde lo tilda de "capricho del PP que se ejecutó con deficiencias técnicas"

decoration

El cierre de la antigua cetárea que crió langostas en Monte Boi durante décadas hasta los años 70 del pasado siglo dejó a los vecinos y visitantes una piscina de agua marina que se llena con la pleamar. Un recurso que el anterior gobierno municipal convirtió en su proyecto estrella para ofrecer salud a los baioneses y añadir un atractivo turístico más a una villa que lo lleva de serie. Bajo el nombre de Poseidón, la intervención dotó el espacio próximo a la histórica fortaleza baionesa de cuatro chorros y un solario en madera. Se ejecutó en dos fases y la inversión se aproximó a los 150.000 euros, con fondos europeos otorgados por el Grupo de Acción Costeira y de la Diputación de Pontevedra.

El talaso se estrenó en 2019 con la intención de mantenerlo en funcionamiento de abril a octubre, pero duró poco más de una campaña. El pasado agosto, el actual gobierno tripartito optó por retirar los grifos después de que apareciesen machacados con piedras. Los destrozos se han multiplicado a lo largo del invierno, según asegura el alcalde, Carlos Gómez Prado, por la acción del mar. “Las bombas de impulsión del agua están estropeadas porque fueron arrastradas por los temporales”, explica. El ejecutivo local renuncia a repararlas por el coste. Tras solicitar varios presupuestos, el regidor confirma que “el arreglo requeriría una inversión de 50.000 euros que no estamos dispuestos a asumir porque hay otras prioridades”.

Los populares recuerdan que el proyecto obtuvo un premio internacional en marzo de 2019

decoration

Gómez recuerda que la pandemia ha generado importantes gastos al Ayuntamiento, “como los 100.000 euros anuales que supone el servicio de desinfección de colegios y espacios públicos sin ayuda de ninguna otra Administración”, por lo que “no estamos para tirar el dinero”.

A su juicio, el hidromasaje marino gratuito, “fue un capricho del PP que tiene unas deficiencias técnicas porque se hizo un proyecto aprisa colocando unas bombas de agua en mar abierto que pocos técnicos aconsejarían”. “Hay que hacer las cosas con sentido común y responsabilidad”, añade.

A los promotores de aquella novedosa iniciativa les parece un “despropósito” abandonar el complejo terapéutico e instan al alcalde a reactivarlo cuanto antes para que los vecinos puedan beneficiarse de sus efectos curativos. Los populares baioneses recuerdan que su puesta en marcha fue un “éxito” dadas sus propiedades beneficiosas para la salud y destacan incluso que el proyecto recibió en marzo de 2019 el premio The Best of Top 100 Destinations en categoría Best of Seaside (lo mejor de la zona costera) por parte de la organización internacional Green Destinations en en Berlín.

Compartir el artículo

stats