DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una jueza anula la licencia de los vestuarios de la Ciudad Deportiva del Celta en Mos

Acusa al Concello de no elaborar un Plan Especial de Dotaciones previo | Tanto el club como el Ayuntamiento, que recurrirá al TSXG, defienden la legalidad urbanística de las obras

Jugadores del Celta entrenando en los campos de la Ciudad Deportiva Afouteza en Mos.

Jugadores del Celta entrenando en los campos de la Ciudad Deportiva Afouteza en Mos. FdV

El Juzgado de los Contencioso-Administrativo número 3 de Pontevedra ha revocado la licencia de obra que el Concello de Mos concedió al Real Club Celta de Vigo para la construcción de vestuarios e instalaciones auxiliares junto a los campos de entrenamiento de la Ciudad Deportiva Afouteza, en la parroquia mosense de Pereiras. Asimismo, la jueza también ha ordenado al Ayuntamiento revisar de oficio la licencia otorgada al club olívico para construir dichos campos de fútbol.

La sentencia argumenta que las infraestructuras construidas por el Celta -un campo de fútbol doble de 16.576 metros cuadrados con un aparcamiento de 5.500 metros cuadrados, a lo que hay que sumar los vestuarios- no son unas meras instalaciones deportivas al aire libre, sino que responden a un equipamiento deportivo privado y por tanto, para que se autorice su ejecución en suelo rústico, debe elaborarse previamente un Plan Especial de Dotaciones e Infraestructuras, algo que, en este caso, no se hizo.

La jueza también insiste en que todas las obras para las que el Concello otorgó licencia constituirían un resultado final conjunto, “un todo”, “que se habría visto licenciado/autorizado en unos términos ajenos a los que exigiría la normativa urbanística de aplicación (Ley del Suelo de Galicia)”. Precisamente por ello, la sentencia obliga a anular la segunda licencia, la de construcción de los vestuarios e instalaciones auxiliares.

El recurso estimado por el Juzgado fue interpuesto por el presidente de la Comunidad de Montes de Tameiga, Antonio Cajide, que se congratula de haber “ganado este primer asalto”. “Nos sentimos escuchados y por lo menos ya le dijeron a la alcaldesa que no está haciendo las cosas bien”, manifiesta Cajide, consciente de que “a esto le queda mucho recorrido todavía; la alcaldesa no se va a quedar quieta y seguro que va a recurrir”.

Recurso de apelación

Y está en lo cierto, pues el Ayuntamiento que dirige Nidia Arévalo ya anunció ayer que presentará un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), pero que, si este ratifica la sentencia del Contencioso-Administrativo, “el Concello de Mos cuenta ya con el procedimiento del Plan Especial de Dotaciones muy avanzado, pendiente solo de dos informes sectoriales”. “La Ciudad Deportiva siempre quedará respaldada por la legalidad urbanística”, defienden desde el Concello, destacando que las obras están avaladas por los técnicos municipales y cuentan con informes favorables de la Xunta, la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Por su parte, los partidos de la oposición, PSOE y BNG, reclamaron ayer la dimisión de la regidora mosense.

Pese a este varapalo judicial, tanto el Concello de Mos como el Real Club Celta de Vigo defendieron ayer que “la Ciudad Deportiva cumple de manera escrupulosa la normativa urbanística aplicable”. Ambas entidades coinciden en su lectura de la sentencia: “se trata de una disparidad con la administración local en cuestiones formales sobre cuál es el canal o la vía para autorizar las obras”.

Mientras el Concello recurre dicho fallo judicial al TSXG, desde el Celta aclaran que “esta sentencia no afecta en absoluto a la actividad deportiva que se desarrolla en Afouteza”.

Compartir el artículo

stats