Este lunes, un vecino de Salvaterras de Miño de 40 años sufrió un aparatoso accidente con su vehículo, al salirse de la vía y colisionar contra una valla de protección. El sinietro tuvo lugar en el kilómetro 145,500 de la N-550, a su paso por Redondela.

En el lugar se personó una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico. Los agentes, al observar que el conductor -que resultó ileso- mostraba evidentes síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, procedieron a realizarle una prueba de alcoholemia. El test dio como resultado 1,29 mg/l en aire espirado, cinco veces más que la tasa máxima permitida, han informado fuentes de la Benemérita.

Por esta razón, se le investiga por un delito contra la seguridad vial. Las diligencias han sido remitidas al juzgado de guardia de Redondela. De ser considerado culpable, el infractor puede enfrentarse a una pena de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.