Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomiño y Cerveira lanzan el primer parque transfronterizo de la Eurorregión

El acto de presentación del proyecto, con todas las autoridades.

El lugar donde más próximas están las orillas del Miño en su último tramo, donde se miran la fortaleza de Goián y el parque de Casteliño de Vila Nova de Cerveira, se va a convertir en un único parque que borrará las fronteras: el Parque da Amizade Tomiño-Cerveira. Se trata de un espacio de 25,6 hectáreas que conectará ambos municipios mediante un nuevo puente peatonal y ciclista que permitirá una área pública común, urbana y de ocio que se constituirá como el primer parque transfronterizo de la Eurorregión y uno de los mayores de toda Europa.

Recreación del puente peatonal y ciclista.

El auditorio de la fortaleza de Goián acogió el acto de presentación del proyecto, un evento que estuvo presidido por la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, y el diputado de Cooperación Transfronteriza, Uxío Benítez, así como los anfitriones, la alcaldesa de Tomiño Sandra González y el presidente de la cámara de Cerveira Fernando Nogueira. Asistieron también la ministra de Cohesión Territorial de Portugal, Ana Abrunhosa, la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, o el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, entre otras, lo que fue una muestra del apoyo de todas las administraciones a este ambicioso proyecto.

Tanto Tomiño como Cerveira trabajarán para que el Parque da Amizade cuente con equipamientos actuales como un espacio botánico, una acampada con tiendas de campaña de lujo, piscinas, campos de juego e incluso un nuevo museo.

El puente peatonal y ciclista que unirá ambos lados de la raia fue explicado por los ingenieros y arquitectos e la UTE Bernabeu&Garrido, estudio que se ha encargado del proyecto. Se pudo conocer gracias a un vídeo de realidad virtual proyectado en una pantalla de grandes dimensiones que permitió a los asistentes tener diferentes vistas aéreas sobre la nueva forma de cruzar tanto en bicicleta como a pie entre Cerveira y Tomiño. Los técnicos explicaron que se trata de una construcción extremadamente ligera y aérea, con una estructura que preserva las vistas cruzadas de las fortalezas situadas a uno y otro lado del Miño. La nueva conexión se distinguirá claramente del Ponte da Amizade, situada a menos de 1.3500 metros, ya que su uso únicamente ciclista y peatonal permite utilizar una estructura con más luces. El viaducto colgante tiene 330 metros de longitud y 9,20 de gálibo.

“Hoy es un día muy hermoso porque estamos hablando de amistad, de fraternidad y de cuidado del territorio”, aseguró la presidenta provincial, Carmela Silva.

Compartir el artículo

stats