Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi cincuenta agresiones homófobas en Tui y Tomiño en solo cuatro meses

Manifestación en Tui en protesta por quemar una bandera LGTBI.

En la comarca del Baixo Miño se está viviendo en los últimos meses una cierta preocupación social por el considerable aumento de ataques y agresiones contra el colectivo LGTBI. Es decir, la llamada LGTBIfobia. Y es que la escalada de tensión y polarización que se está viviendo en el conjunto del país parece que está afectando también en un aumento en el odio hacia los homosexuales, las lesbianas o las personas trans. Y municipios como Tui o Tomiño no se están librando de ello. La prueba es el registro que lleva la asociación Trans Miño, que en los últimos meses ha realizado encuestas en los institutos de estos municipios y se han alarmado con algunas respuestas. Por ejemplo, a la pregunta de si se considera a la homosexualidad una enfermedad, muchos alumnos responden que sí. La encuesta y las denuncias presentadas en la asociación han permitido a la entidad, que opera en toda la comarca y también otros municipios cercanos, a contabilizar en lo que va de año 47 agresiones contra el colectivo LGTBI.

Lo más preocupante es que 42 de ellas se han producido en el ámbito educativo, concretamente en los IES de Tui y en el de Tomiño. Faltan por conocer los datos del instituto de A Guarda. Estos datos, reconoce la propia asociación “nos tienen asustados, porque es un problema que va a más”. Entre los ataques homofóbicos en los centros educativos destacan tanto agresiones verbales como físicas, y muchos de ellos los llevan a cabo alumnos recién llegados desde Primaria y que “para hacerse notar piensan que insultando a los que son diferentes lo van a conseguir”.

“Las direcciones de los institutos parece que no quieren abrir los ojos ante todo lo que está pasando”, alerta Germán Cordero, portavoz de la asociación Trans Miño, que está ofreciendo cursos de sensibilización hacia la homofobia y en favor de la igualdad y del lenguaje inclusivo en estos centros.

Además del educativo, el ámbito deportivo es otro en el que se está produciendo más LGTBIfobia. Uno de los casos se está dando en el ciclismo, al que un joven homosexual “están haciendo la vida imposible, con pintadas en la taquilla, insultándolo y tirándole la ropa al suelo”. “También en disciplinas como el baile, que suelen practicar más las chicas, estamos viendo casos de chavales a los que les están insultando constantemente, lo que provoca que se encierren en sí mismos y algunos incluso oculten su condición”, explican desde la asociación Trans Miño. En el ámbito personal, la entidad también ha gestionado recientemente un caso personal de acoso por Internet y las redes sociales a una persona homosexual y están evaluando la posibilidad de poner una denuncia.

La asociación en defensa del colectivo LGTBI Trans Miño, que también está presente en otras comarcas cercanas como Louriña, Val Miñor, Paradanta o Condado, ofrece apoyo jurídico y psicológico a todas las personas víctimas de algún ataque con motivo de su condición sexual o su género. Realizan campañas continuamente en los municipios de estas zonas para fomentar la igualdad y luchar contra la homofobia. Pero también prestan apoyo a cualquier persona que sufra acoso escolar por otros motivos, como por ejemplo racismo.

Es lo que sucedió hace unos días el IES Indalecio Pérez Tizón de Tui, en el que una menor colombiana denuncia haber recibido comentarios de una profesora atacándola por su forma de vestir y diciéndole que si continuaba así “acabaría trabajando como prostituta”. Trans Miño se puso en contacto inmediatamente con la familia para prestar apoyo psicológico a la estudiante, de solo quince años y que cursa segundo de ESO. Representantes de la asociación también se reunieron con la dirección del instituto para abordar el asunto.

Compartir el artículo

stats