Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Murciélagos refugiados a orillas del Tea

Un técnico colocando una caja-refugio para murciélagos. D.P.

Los murciélagos, a pesar de ser muchas veces injustamente estigmatizados por su vinculación con los seres mitológicos que se alimentan de la sangre humana, son realmente unos grandes insecticidas biológicos, capaces de devorar hasta 1.200 insectos por hora.

Consciente de sus beneficios, la concellaría de Medio Ambiente de Ponteareas, a través del proyecto de “Con_ciencia_tea”, se ha propuesto poner a salvo las seis especies diferentes de este peculiar mamífero volador que habita en las orillas del río Tea. Para ello, se han colocado unas cajas-refugio que facilitarán su descanso diario, cría e hibernación.

Es la primera vez que se lleva a cabo este proyecto de defensa de dicho animal en la villa del Tea, y para la ocasión se ha solicitado la colaboración de una veintena de alumnos y alumnas de 1º de la ESO del IES Val do Tea. “Es importante la participación de los jóvenes para crear conciencia y que en el futuro se impliquen en su protección”, explica la edil de Medio Ambiente, Rosa Covelo.

Alumnado del IES Val do Tea y técnicos que colocaron los refugios de murciélagos en el Tea. D.P.

De la mano del personal técnico que condujo la actividad, los jóvenes ponteareanos descubrieron que los murciélagos son cruciales controladores de las plagas de los cultivos y de la masa forestal. Asimismo, también mantienen a raya los vectores de enfermedades, debido al gran número de mosquitos que consumen. De hecho, en base a los múltiples beneficios que reportan a la sociedad, todas las especies de murciélagos están protegidas por la Ley, pero ello no evita que tengan graves problemas de conservación, llegando algunas de ellas a encontrarse en peligro de extinción.

Precisamente para evitarlo, Ponteareas ha instalado estas 15 cajas-refugio en las copas de los árboles, las cuales constituyen una medida dirigida a aportar cobijos artificiales para murciélagos forestales cuando la zona carece de refugios naturales. Además, dicha iniciativa también ayudará al Concello a mantener localizada a esta especie autóctona, actualmente amenazada.

Dichos animales contribuyen a conservar el hábitat del bosque de ribera del río Tea, que es uno de los más extensos de Europa y cuenta con la figura de protección de la Red Natura 2000. Para implicar a los vecinos y vecinas de Ponteareas en su preservación, la concejalía de Medio Ambiente lleva meses desarrollando actividades dentro del proyecto de ciencia ciudadana “Con_ciencia_tea”, como una recogida de basura a orillas del Tea o la instalación de paneles interpretativos.

Además de los murciélagos forestales, otras especies autóctonas amenazadas en la zona son los narcisos endémicos y las especies de libélulas que tienen en el río Tea algunas de sus escasas poblaciones.

Compartir el artículo

stats