El gobierno local de Salceda ha presentado un nuevo proyecto de humanización al Plan Concellos 2021, el cual se iniciará cuando la Diputación de Pontevedra dé su visto bueno. El proyecto contempla la reurbanización de la calle Joaquín Fernández Sestelo, en su tramo que va desde el entronque con la calle Compostela y la Praza da Devesa, completando así el proceso de humanización de toda la calle.

La obra está presupuestada en algo más de 150.000 euros y afectará a cerca de mil metros cuadrados. Su principal objetivo es ganar espacio para el tráfico peatonal, garantizando así la accesibilidad universal en los espacios públicos, y haciéndolo más atractivo como espacio comercial. Los trabajos incluirán también la renovación del sistema de recogida de pluviales, así como la red de saneamiento y abastecimiento, y supondrán una solución definitiva a los problemas de organización del tráfico, pues se trata de una zona en la que a diario de forman atascos por los aparcamientos irregulares en doble fila. Así pues, se instalará una zona verde para el estacionamiento de pequeñas paradas de no más de diez minutos.

Recuperación de espacios

Con esta obra, el equipo de gobierno pretende completar la humanización de la calle principal de entrada al municipio, siguiendo así el camino de recuperación de espacios para los peatones iniciado en 2007, y que ya ha acometido en numerosas calles del casco urbano: Praza do Concello, Victoriano Pérez Vidal, Avenida de Galicia, Rafael Tilve, Rúa Coruña, Rúa Compostela, Praza da Devesa, Rúa Gándara y la mencionada Joaquín Fernández Sestelo. Además, el Concello ya trabaja en los próximos proyectos, que afectarán a las calles Rollo Vigo.

En este sentido, el edil de Movilidad, Miguel González, explica que “estamos ante un proyecto fundamental por ser el de entrada a Salceda, completando de esta manera las actuaciones de mejora de la movilidad en el acceso a la villa”. También la alcaldesa, Loli Castiñeira, mantiene que “nuestra prioridad son los colectivos más vulnerables, como el de la infancia, la tercera edad o las personas con movilidad reducida, y somos conscientes de que actuaciones como la que ahora vamos a ejecutar y que se suman a las ya realizadas, contribuyen a mejorar la calidad de vida y la autonomía personal de todos estos colectivos”.