Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Una profesora me dijo que si vestía así acabaría trabajando como prostituta”

Paula Alejandra Perdomo, el día en que denuncia que fue víctima del comentario.

Paula Alejandra Perdomo, el día en que denuncia que fue víctima del comentario. FdV

En pleno siglo XXI se siguen dando casos de racismo en muchos ámbitos de la vida. También en el de la educación. Es al menos lo que denuncia Paula Alejandra Perdomo, alumna colombiana que cursa segundo de ESO en el IES Indalecio Pérez Tizón de Tui. Los hechos, según relata la propia familia, tuvieron lugar la semana pasada, después de que esta joven de quince años regresase a clase tras estar en casa varios días con alergia. Paula denuncia que ese día, una de sus profesoras la convocó para hablar con ella en privado y ahí empezó la pesadilla.

Según relata esta estudiante, que aquel día llevaba puesta una falda, la docente le dijo que “no debería vestirse de forma tan provocativa si no quería acabar como todas las colombianas”. Cuando Paula le preguntó qué quería decir con eso ante el estupor que le causó el comentario, la respuesta confirmó lo peor: “En la prostitución o en las drogas”. “También le dijo que viste así porque le gusta estar rodeada de hombres y que la miren”, recuerda Orlando Perdomo, el padre de la alumna, que al día siguiente se negó a ir a clase ante lo traumático de lo sucedido. Orlando Perdomo se reunirá hoy con la dirección del instituto para aclarar lo sucedido. En función de lo que suceda en este encuentro, la familia tomará las decisiones pertinentes.

Pero tienen ya prácticamente decidido presentar la denuncia correspondiente, para lo cual ya se ha puesto en contacto con abogados para buscar asesoramiento. Y también ha contactado con la asociación LGTBI Trans-Miño, que ofrecen asesoramiento psicológico en casos de racismo o acoso escolar, que es lo que consideran que ha sucedido. Es más, esta entidad reclamará estar presente en la reunión de la familia hoy con la dirección del centro educativo. “Lo que ha pasado es algo muy gordo, es un comentario racista y no es la primera vez que recibimos avisos de casos de acoso en este instituto”, asegura Germán Cordero, el portavoz de Trans Miño.

La madre de Paula es médico y su padre, ingeniero, regenta una conocida cafetería en Tui. Los problemas de su hija con el centro vienen de lejos, lo que les hace sospechar que no se debe a un momento puntual de racismo. Porque la llegaron a expulsar más de veinte días por una supuesta agresión a una compañera, algo que los padres apuntan es falso y aseguran tener documentación con declaraciones de la presunta víctima que lo corroboran. También expulsaron a Paula otros tres días “por no participar lo suficiente en el aula y por no llevar todo el material escolar exigido”. Otro de los problemas que tuvo esta familia con el centro es que en una documentación solicitada al director, este se la entregó íntegramente en gallego pese a ser colombianos y no dominar el idioma.

Este periódico intentó ayer conocer la versión del centro de todos estos hechos, pero no logró contactar con la dirección.

Compartir el artículo

stats