El paseo fluvial del río Maceiras, una de las principales zonas de ocio y esparcimiento de Redondela, se mantendrá cerrado durante esta semana para realizar obras de mantenimiento. Según informa la Concejalía de Medio Ambiente, la senda no podrá utilizarse para permitir la realización de distintas actuaciones, como la recolocación de los muros de contención que sufrieron daños por las crecidas del invierno y el acondicionamiento del firme.

Estas actuaciones se engloban dentro de la declaración responsable que tiene otorgada el Concello de Redondela por Augas de Galicia para la limpieza y el mantenimiento de los ríos del término municipal. Los trabajos se realizarán dentro de las pautas marcadas en el acuerdo entre administraciones, en los que se evitará cualquier tipo de vertido en las aguas por la demolición de materiales o en trabajos en las proximidades del lecho del río y se dejará en todo momento libre la zona de servidumbre para uso público, consistente en una banda de cinco metros de ancho, medidos a partir del borde ocupado por las aguas en las máximas crecidas ordinarias.

Según explicaron desde Medio Ambiente durante la fase de construcción se extremarán las precauciones con la retirada de todo tipo de residuos de las márgenes del río con el objeto de reducir posibles alteraciones en la calidad del agua circulante o en la capacidad hidráulica del canal. Asimismo se prohíbe expresamente verter en el cauce restos de hormigón o cemento, lavar materiales o herramienta, y los restos generados durante la construcción tendrán que ser trasladados a un vertedero autorizado.