Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos mariscadores recuperan un ancla de piedra con más de 3.000 años en cabo Silleiro

Fenicios y cartagineses las incluían en sus barcos, cuya presencia en la zona constata un petroglifo en Oia | Se expone en la Casa de la Navegación

El alcalde y la edil de Cultura (izq.), junto a los mariscadores que encontraron el ancla.

El alcalde y la edil de Cultura (izq.), junto a los mariscadores que encontraron el ancla. FdV

Cuando José M. Durán Vicente e Iván González Rodríguez salieron aquel día del pasado noviembre a faenar en busca de erizos no podían imaginar que en el fondo del mar de Silleiro iban a ser protagonistas de un hallazgo inesperado que abre una puerta al pasado más remoto de la navegación en el litoral del sur de Galicia. Su inmersión en la zona de A Carral les permitió avistar la pieza, un bloque alargado de granito agujereado en sus extremos que resultó ser un ancla prerromana como las que fenicios y cartagineses empleaban hace más de 3.000 años en sus barcos.

Esa es la conclusión a la que han llegado en la Casa de la Navegación de Baiona, que desde ayer expone la pieza, donada por los mariscadores, junto a una reproducción del petroglifo de Auga dos Cebros, en el municipio vecino de Santa María de Oia, un grabado en piedra cuyo elemento central es una de aquellas embarcaciones mediterráneas del segundo milenio antes de Cristo.

El ancla, de 65 centímetros de largo y un ancho en sus extremos de 35 y 26 cm, tiene un peso de 60 kilos y ya ha sido inventariada y catalogada por el museo baionés, que explica el modo de empleo de la pieza. El agujero superior servía para atar el cabo que conectaba el ancla con el barco, mientras que en el inferior se encajaba una pieza de madera, o uña, que favorecía el agarre en el fondo y que podía simplemente ir encajada a presión en el hueco o con pequeñas cuñas en los bordes.

Aunque se han encontrado más de un centenar de anclas similares en las costas gallegas, la que recuperaron José M. Durán e Iván González es la primera que se localiza en la comarca.

El alcalde de Baiona, Carlos Gómez Prado, destacó la “voluntad y sensibilidad” de los dos mariscadores gracias a quienes “se restaura y se pone en valor una parte de nuestra historia para el disfrute público”. El regidor baionés, que recibió, junto a la concejala de Cultura, Miriam Costas Iriarte, a Durán y González en el museo, resaltó además que este hallazgo “contribuirá a tener una visión más amplia de lo que ha sido la historia marinera de Baiona”.

Desde el Concello recuerdan que la incorporación del ancla prerromana a la colección de objetos que se exponen en la Casa de la Navegación coincide este fin de semana con el 820 aniversario de la fundación de Baiona, una efemérides que el consistorio ha querido celebrar de este modo y abriendo al público el mueseo de forma gratuita. Además, ayer ofreció a mediodía una visita comentada por sus instalaciones con aforo limitado para cumplir con el protocolo anti-COVID.

Compartir el artículo

stats