Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El museo al aire libre del castro de Chandebrito se multiplica por siete

Arranca la segunda fase de la excavación de 110 metros de muralla | El Concello destina 11.000 euros a una tercera para sacar a la luz otros 400 m2 del poblado del siglo VIII a.C.

Alcalde y presidente de la comunidad de montes de Chandebrito visitan la excavación. |

Alcalde y presidente de la comunidad de montes de Chandebrito visitan la excavación. |

Un total de 58 metros cuadrados de lo que fue el poblado castrexo de Chandebrito están a la vista en la actualidad y pronto saldrán a la luz otros 110 metros longitudinales de la muralla fortificada que lo rodeaba en la cima. La segunda fase de la excavación para convertir el yacimiento en el primer museo al aire libre de Nigrán arrancó esta semana y el gobierno municipal proyecta ya una tercera para descubrir hasta 400 metros cuadrados del poblado que habitaron los primeros pobladores del municipio, siete veces más superficie despejada de tierra y maleza de la que puede contemplarse ahora.

Así lo confirma el alcalde, Juan González, tras visitar a los arqueólogos de la cooperativa Árbore Arqueoloxía en plena faena. “La meta es situar este castro como un referente etnográfico en toda Galicia”, recalca. La partida para lograrlo se aprobará en el próximo pleno.

Los trabajos en marcha dan continuidad a la excavación que arrancó en 2019 promovida por la comunidad de montes en colaboración con el Concello tras la trágica oleada de incendios de 2017. Aquella cata situaba el asentamiento entre los siglos VIII antes de Cristo y el II de nuestra era y le añadía 600 años a lo que se había concluido de un estudio anterior, desarrollado en 2008. Según los arqueólogos, la cima de Chandebrito habría estado poblada durante mil años, como confirman los cientos de piezas encontradas –desde husos de hilo, lana y lino, piedras de afilar, piezas de metal y hasta una cuenta de collar púnico– y los miles de fragmentos de cerámica hallados, que demuestran además las relaciones comerciales de sus habitantes con los pueblos del Mediterráneo. “Con esta nueva excavación quedará totalmente a la vista la muralla y dará una idea clara al visitante sobre cómo era el castro en su origen”, explica Benito Vilas, uno de los arqueólogos del proyecto.

El profesional encuentra en la pared de granito una especie de juego óptico que los habitantes del castro emplearon para engañar a los asaltantes. “Desde abajo se aprecia como un muro totalmente vertical difícilmente inexpugnable, pero una vez te acercas puedes ver que es un socalco donde amontonaban piedras. Estamos seguros de que los vecinos del castro jugaron con esa perspectiva a su favor a la hora de construirlo”, recalca. Cinco arqueólogos y dos becarios trabajarán durante veinte días para dejar al descubierto la fortificación.

“Todos comprendemos que la cultura, el respeto al medio ambiente y la actividad económica deben ir siempre de la mano, por eso desde el gobierno local apostamos por hacer inversiones como la musealización de este espacio único por su significado histórico y por su situación con increíbles vistas a la ría de Vigo y a la comarca”, subraya el alcalde, que califica la excavación como “uno de los proyectos estrella del gobierno municipal”, junto con la creación del primer parque forestal de la comarca en terrenos quemados de las parroquias de Camos y Chandebrito.

Compartir el artículo

stats