La Concejalía de Medio Ambiente de Redondela realizó el pasado jueves la primera inspección de las instalaciones de la empresa Urbaser, concesionaria del servicio de recogida de basura en el municipio. Esta medida forma parte del seguimiento exhaustivo que se realiza desde hace un año de las deficiencias detectadas en los trabajos que desarrolla la empresa, según explican desde el gobierno local, que culminó en el pasado pleno de febrero con la decisión de comenzar un expediente de imposición de penalidades contra Urbaser por incumplimiento de las prestaciones del contrato de la recogida de basura.

Desde el departamento de Medio Ambiente señalan que la empresa sigue incumpliendo puntos de su contrato, por lo que decidió ejecutar varias iniciativas que constan en el artículo 25 del contrato, pero que hasta ahora nunca se habían pedido a la adjudicataria. Una de ellas es la exigencia a la empresa de la información relativa a la limpieza de los contenedores de basura, y también los partes de trabajo con la descripción de las rutas y el número de camiones que las ejecutan durante cada servicio.

Para todo esto, el jueves se ejecutó una orden de inspección por parte del personal municipal a las instalaciones de Urbaser, donde se solicitó esta información. Dependiendo del resultado de la auditoría, se reclamarán los correspondientes ajustes de unidades, sin perjuicio igualmente de la imposición de penalidades.