La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade presentó ayer al Concello de Ponteareas una propuesta de convenio de colaboración para reactivar la estación de autobuses del municipio, en paulatina decadencia desde que hace 10 años expirase su cesión por parte de la Xunta y sin que, desde entonces, ninguna administración ni empresa quisiese hacerse cargo de su gestión. Hace un par de años el Ayuntamiento se ofreció a asumir su titularidad, aunque antes exigió a la Xunta una mejora integral de las instalaciones. Así pues, en el día de ayer, técnicos de la Xunta se sentaron con los representantes del Concello ponteareano para abordar las actuaciones proyectadas por el gobierno gallego para acondicionar dicha terminal, cuya inversión está valorada en 535.000 euros.

El Gobierno gallego cederá la explotación al Ayuntamiento por 25 años

Es más del doble de lo que se había presupuestado en un primer borrador, cuando se habló de destinar 240.000 euros. Entre las actuaciones exigidas por el Concello para poner a punto la estación estaban la reforma de los baños y la creación de uno adaptado; la instalación de una pantalla de información sobre líneas y horario; el arreglo del ascensor o la colocación de puertas automáticas. También se requería climatizar el edificio y modificar sus divisiones interiores para crear nuevos espacios.

Proyectos de reforma y de gestión

El objeto de este convenio es ejecutar las obras necesarias de acondicionamiento de la estación y otorgar al Concello la explotación de la terminal de autobuses y el uso de estas dependencias. La propuesta presentada por la Xunta establece que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade aportará algo más del 30% de la inversión de las obras de mejora, es decir, cerca de 160.000 euros, y el Ayuntamiento de Ponteareas el 70%, casi 375.000 euros. Asimismo, la Xunta ya ha redactado el proyecto de las reformas a realizar en la estación y también confeccionará el de explotación de la infraestructura, que se incluirá en el convenio.

La propuesta de colaboración de la Xunta responde a la solicitud del Concello para la explotación del conjunto de la estación de autobuses e incluye la concesión de dominio público sobre los terrenos y las instalaciones de la terminal por un plazo de 10 años, prorrogable por períodos de 5 años, hasta un máximo de 25 años.