Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La superluna deja a Cesantes sin playa

Las fuertes mareas cubrieron por completo el arenal y anegaron el parque infantil

La superluna "se traga" Cesantes Antonio Pinacho

Las fuertes mareas provocadas por la superluna de abril se “tragó” ayer la playa de Cesantes, en Redondela, donde las aguas cubrieron por completo el arenal. Las olas alcanzaron el paseo marítimo, que quedó cubierto de algas, y el parque infantil quedó completamente anegado, dejando una llamativa estampa con los columpios en medio de la laguna formada en la zona dunar de A Punta.

Las dos pleamares tuvieron ayer su cota máxima a las 04.41 y 17.04 horas, alcanzando los 4 metros en cada una de ellas, una de las más altas del año. Estas mareas vivas se deben al fenómeno astronómico conocido como la “superluna rosa”, que se produce en el momento exacto en el que la Tierra y la Luna se encuentran geocéntricamente más cerca. Esto provoca que el destello del satélite sea hasta un 15% mayor y su tamaño también crezca un 10%, como se pudo apreciar durante la pasada madrugada.

11

La "supermarea" de la "superluna" engulle Cesantes Antonio Pinacho

Muchos de los visitantes de la playa de A Punta de Cesantes se sorprendieron ayer por la tarde de la altura que alcanzó la marea, quedando la arena cubierta por las aguas en toda su extensión. Aunque la predicción meteorológica anunciaba una jornada nubosa por la tarde, lo cierto es que el sol predominó durante toda la jornada y las temperaturas de hasta 23 grados animaron a mucha gente a pasear, e incluso algunos se atrevieron a darse un chapuzón.

Sorpresa para los visitantes

La curiosa imagen del paseo y el área infantil anegado no pasó desapercibida y muchos aprovecharon para hacer fotos. Como reconocía Rubén Pérez, que se acercó desde Vigo hasta la playa de Cesantes junto a otros dos amigos en sus motos y se sorprendieron con la estampa que se encontraron. “Sabíamos que estos días había mareas muy altas, pero no imaginábamos esto. Ver los columpios del parque en medio de una charca es algo muy llamativo. Una persona que es de aquí nos dijo que pasaba varias veces al año, pero para los que no lo habíamos visto nunca nos resulta sorprendente que el mar llegue hasta aquí”, indica mientras observan el fenómeno.

La fuerte marea también llamó la atención en la parroquia de Chapela, donde el mar engulló la playa de Penedos y la del paseo de Cardona, mientras que en Arealonga permaneció una franja de arena de unos veinte metros en la zona alta, suficiente para los escasos bañistas que acudieron ayer a disfrutar del arenal chapelano.

Compartir el artículo

stats