Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restaurantes de Arbo y As Neves salvan la campaña de lamprea con menús a domicilio

Los propietarios se convierten en cocineros, camareros y repartidores para poder cumplir con los pedidos y atender a la clientela presencial, muy mermada por las restricciones

Elaboraciones de lamprea fresca y seca en un restaurante de Arbo.// Anxo Gutiérrez

Elaboraciones de lamprea fresca y seca en un restaurante de Arbo.// Anxo Gutiérrez

Renovarse o morir. Es lema de muchos sectores durante el año de la pandemia del COVID-19, y los restaurantes de Arbo y As Neves, que hacen su particular agosto en los primeros meses del año con la lamprea como principal gancho de clientes, no iban a ser menos. Tras una temporada prácticamente perdida en 2020 por el confinamiento, tocaba en este 2021 buscar alternativas para seguir sirviendo este tradicional manjar, por lo que los establecimientos de la zona han optado por las entregas a domicilio para intentar salvar el año.

El restaurante A Rula, en Arbo, se estrenó con el reparto a domicilio. Antes de la pandemia llenaba el comedor los fines de semana con 75 personas, mientras que ahora, apenas llega a las 20. “Aquí se cumplen a rajatabla las normas; la distancia de seguridad es de 2 metros por silla”, cuenta su propietaria, Clara Rivero, reconociendo que “nos está costando bastante salir adelante”.

“Nos está costando bastante salir adelante; las ventas bajaron un 40%”, dice Clara Rivero, del restaurante A Rula

decoration

Para sortear la falta de aforo en el local, los sucesivos cierres perimetrales, el miedo de la gente y el resto de restricciones, A Rula sirve las lampreas a domicilio, a un precio de 45 euros la unidad, sin gastos de envío. La propia Clara se encarga de cocinarlas y entregarlas en la puerta de los clientes. Su receta ya se ha degustado incluso fuera de la provincia de Pontevedra. “Estoy trabajando casi sin ganarle nada; vamos aguantando como se puede”, reconoce la dueña de A Rula, donde se elabora la tradicional lamprea de Arbo desde hace 27 años.

José Luis Pereira, dueño del restaurante Os Pirús, con un plato de lamprea. // Anxo Gutiérrez

Más de 20 años de experiencia también tiene el restaurante arabense Os Pirús, donde la alternativa de lamprea a domicilio está funcionando “medianamente bien”, según dice su propietario, José Luis Pereira. Os Pirús ya trabajó con la opción de entrega a domicilio otros años, aunque sin mucha aceptación. Ha sido en este 2021, con las restricciones actuales, cuando la gente se ha animado a consumir en casa. “La lamprea no es como una hamburguesa”, dice José Luis Pereira sobre la necesidad de cuidar el género hasta que llega a la mesa del cliente. El dueño de Os Pirús también apunta que la actividad se concentra únicamente los fines de semana.

“La lamprea no es como una hamburguesa”, dice José Luis Pereira sobre la necesidad de cuidar el género

decoration

“Por la semana solamente encarga algún jubilado”, destaca Víctor Manuel Francisco, del restaurante O Frenazo, en As Neves. Al igual que el resto de establecimientos, O Frenazo ofrece el servicio a domicilio desde que comenzó la temporada. “Antes era algo puntual, pero este año lo hemos profesionalizado”, destaca el dueño, que hace malabares para poder llegar a todo: cumplir con las entregas y llegar a tiempo para servir las comidas y “mantener la clientela que llega al restaurante”. El propio Víctor Manuel se encarga de repartir a domicilio y atender el local.

Todos coinciden en que la temporada, que llega en este mes de abril a su fin, ha sido “más que floja”. Clara Rivero, de A Rula, calcula que “las ventas de lamprea bajaron un 40%”.

Compartir el artículo

stats