Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gondomar crea una bolsa municipal de voluntarios con seguro y formación

Colaborarán en proyectos sociales, sanitarios, educativos o ambientales | Los aspirantes deberán pasar una entrevista de admisión

Voluntarios del banco de alimentos, en plena organización del stock. |

Voluntarios del banco de alimentos, en plena organización del stock. |

Son docenas los gondomareños que demuestran cada día su compromiso con la comunidad a través del voluntariado. Una veintena de vecinos colaboran en las tareas logísticas del banco de alimentos municipal y la crisis sanitaria ha incrementado el interés por ayudar en este ámbito. Los “chalecos amarillos” que patrullan los montes para evitar incendios son más de medio centenar. Otros se esfuerzan en dinamizar la actividad cultural a través de centros vecinales o de colectivos como el Instituto de Estudos Miñoráns o Espazo Lectura. También hay quien se dedica a garantizar el bienestar de los gatos callejeros de manera individual o a través de la protectora Proyecto Gato... Y un largo etcétera. Todos ofrecen su tiempo libre sin pedir nada a cambio y el Concello de Gondomar quiere ayudarlos a hacerlo con garantías, e incluso proponerles nuevos proyectos. Para ello está a punto de crear una bolsa municipal de voluntarios. A los que se anoten les ofrecerá un marco legal para operar con póliza de seguros y formación específica.

Así lo refleja el reglamento del Programa de Acción Voluntaria que la Corporación aprobará hoy mismo en pleno. El documento se expondrá al público para que cualquiera formule sus alegaciones y, en cuanto queden resueltas, entrará en vigor. “Se trata de poner las bases para ofrecer seguridad jurídica a una actividad que está en auge”, explica el concejal de Voluntariado, Brais Misa.

Abajo, un grupo de “chalecos amarillos” de patrulla contra incendios. | // J. LORES

El reglamento abre la actividad a cualquier vecino a partir de los 18 años, o de los 12 con autorización, que presente un perfil adecuado a las tareas encomendadas. Una comisión de seguimiento se encargará de la admisión de voluntarios a través de un examen y de la designación de actividades.

Aunque la normativa establece la acción social como principal ámbito de actuación del voluntariado municipal, Misa asegura que podrá abrirse a otros como el educativo, deportivo, el ambiental o “cualquier tipo de actividad que se proponga”. “Será un programa transversal para cualquier tarea que se plantee desde cualquier concejalía o cualquier propuesta que se nos realice. No cerramos la puerta a nada”, indica.

Oficina municipal de Voluntariado

Tras la creación del registro oficial de voluntarios, el gobierno municipal prevé abrir una oficina municipal de voluntariado que gestione cada proyecto en coordinación con las concejalías que correspondan y esté en contacto con los vecinos altruistas. Será el punto de referencia al que acudir.

Las iniciativas en las que colaborar todavía no están definidas. Cualquier tipo de colaboración “será bien recibida” y cualquier profesional que desee dedicar sus conocimientos a ayudar, también, recalca Misa. Desde la colaboración en eventos deportivos, proyectos de alimentación saludable, de apoyo escolar, tareas medioambientales, divulgación científica, concienciación ecológica, etc.

Compartir el artículo

stats