Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bacalao Outón mantiene los puestos de sus veinte trabajadores tras el incendio

La empresa reubica a los empleados en la fábrica de Vigo y prevé reabrir el próximo lunes

Nave de Bacalao Outón S.L. de Ponteareas, ayer, una jornada después del voraz incendio. | // ANXO GUTIÉRREZ

El incendio desatado el martes en el interior de la nave de Bacalao Outón S.L., ubicada en Ponteareas, se saldó con la destrucción de la planta principal, devorada por las llamas. Todavía con el susto en el cuerpo, ayer fue una jornada intensa para Francisco Outón, gerente de la empresa, que piensa reubicar a los veinte trabajadores de Ponteareas entre la fábrica que la compañía posee en el puerto de Vigo y en lo que queda en la de la parroquia de Cumiar, donde se salvó una planta anexa en la que se guardaba materia prima.

El objetivo de la procesadora de bacalao es reabrir el próximo lunes, por lo que Francisco Outón lanza un mensaje de tranquilidad a sus clientes: “seguiremos sirviendo con la misma frecuencia y calidad”. Asimismo, Outón también quiso agradecer el trabajo de todos los bomberos que participaron en la extinción del fuego y también los mensajes de cariño y el apoyo ofrecido por clientes, amigos, proveedores, empresas del sector y administraciones.

Ayuda de las administraciones

Precisamente, el gerente de Bacalao Outón requiere la ayuda de las administraciones para que, en la medida de lo posible, se agilice la concesión de licencias para reconstruir la fábrica. El objetivo es ese, volver a levantar la planta arrasada por las llamas. La factura del “desastre” todavía está pendiente de evaluación, y también falta por saber la causa del incendio, posiblemente a raíz de algún cortocircuito. Ayer, los peritos judiciales visitaron las instalaciones para intentar arrojar luz sobre este hecho.

“Seguiremos sirviendo con la misma frecuencia y calidad”, tranquiliza el gerente

decoration

También seguían trabajando ayer en la zona los bomberos de Ponteareas, pues, a pesar de haber logrado apagar el fuego por la noche, fueron necesarias labores de enfriamiento durante toda la jornada. De hecho, según los bomberos, estas tareas se sucederán durante un par de días, pues en el interior de la fábrica se apilaba una gran cantidad de cartón que sigue alimentando las cenizas y aviva el humo.

Un módulo inservible

El incendio se produjo el martes, pasadas las 13.30 horas, momento en el que la totalidad de los empleados había salido a comer, por lo que no hubo que lamentar daños personales. Trabajaron en el operativo de extinción del fuego los bomberos de Ponteareas, Porriño, Vigo, Morrazo y GES de Mos, que después de toda la noche en la zona, consiguieron sofocar las llamas. Estas destruyeron a su paso uno de los dos módulos de la nave, el más antiguo, que quedó totalmente inservible. Gracias a la pronta intervención de los bomberos, se pudo salvar el módulo nuevo, construido en una importante reforma efectuada por la empresa hace más de diez años.

Compartir el artículo

stats