El Gobierno de la Diputación de Pontevedra ha aprobado el expediente para la contratación de nuevas obras de humanización en Gondomar, que se desarrollarán en concreto en la interconexión entre las calles San Bieito y Emigrante con las carreteras provinciales de Peitieiros y Chaín-Morgadáns. El presupuesto de esta actuación alcanza los 271.769 euros y se financiará a través de un convenio entre la institución provincial y el Ayuntamiento, de manera que la Diputación asumirá el 70% del coste y el Ayuntamiento el 30% restante.

La presidenta Carmela Silva destacó que el proyecto tiene por objetivo “darle prioridad y mayor seguridad al vecindario y viandantes de las calles San Bieito y Emigrante y a los tramos iniciales de los viarios provinciales EP-2302 en dirección a Peiteiros y EP-2301 hacia Chaín y Morgadáns, que unen el casco urbano de Gondomar con estas parroquias”. De este modo, “se da continuidad también a la gran transformación urbana que está experimentando este ayuntamiento” que dirige el socialista, Francisco Ferreira.

Las actuaciones incluyen la ampliación y construcción de aceras –que como mínimo van a mantener un ancho general de 2,5 metros– y la renovación de servicios como el alumbrado público, recogida de pluviales y residuales y la canalización de las instalaciones de energía, alumbrado y comunicaciones.

La presidenta provincial expresó su satisfacción porque “ciertamente a Gondomar no hay quien lo conozca –resaltó–. “Llevamos cinco años gobernando en esta Diputación, el mismo tiempo que lleva el alcalde, y este ayuntamiento ahora es un pueblo para la gente”, dijo.