Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son los motivos que da el Ministerio para los retrasos en las obras del túnel de A Cañiza

Un operario realiza trabajos en el interior del túnel de O Folgoso el pasado día 24. / Mitma

Un operario realiza trabajos en el interior del túnel de O Folgoso el pasado día 24. / Mitma

Graves daños en unos sofisticados sistemas de seguridad que “fabrican muy pocas empresas en el mundo” y un difícil suministro “que no es inmediato” son dos de las razones que esgrime el Ministerio de Transportes para explicar que el túnel de O Folgoso, en la A-52, cumpla ya dos meses cerrado y no se prevea su apertura hasta, al menos, el mes de mayo. Este túnel, de 2,5 kilómetros de longitud, fue escenario el 25 de enero del incendio de un camión y desde entonces los dos carriles en sentido Ourense, están inhabilitados, lo que obliga a los conductores a desviarse hacia Fontefría por la N-120.

La larga duración de estos trabajos de reparación y el retraso que supone el desvío generan enorme malestar entre alcaldes y empresarios, que no solo urgen una solución inmediata, sino que incluso llegaron a relacionar el plazo de obras con el aumento de las sanciones de la Guardia Civil y los radares de velocidad en la N-120.

Sensor de calor

Fuentes técnicas oficiales del ministerio explicaron ayer a FARO que entre los daños más graves registrados durante el incendio figuran los que afectan al sistema de protección antiincendios. Se trata de un cable sensor fibrolaser que detecta el calor por zonas y recorre el túnel de extremo a extremo. Es necesaria su sustitución total, 2,5 kilómetros. También resultaron deterioradas “gran número de luminarias, que son imprescindibles para garantizar la iluminación y, por tanto, la seguridad”. Estas piezas deben fabricarse ex profeso, con el mismo modelo para que el alumbrado sea homogéneo.

Desvío en la A-52 por el cierre del túnel de O Folgoso. / Antonio Pinacho

Otro sistema dañado es el de radiocomunicaciones, que incluye un cable radiante que debe ser reemplazado en buena parte del túnel. Su función es, entre otros, dar servicio a los efectivos de emergencias. El detector de gases también está averiado y se considera “básico” ya que está conectado con los aparatos de ventilación. Líneas de media y baja tensión, paneles de mensajería, videovigilancia, bocas de incendio equipadas y megafonía también deben ser sustituidas o reparadas, además de la obra civil, es decir, reparar la bóveda, reasfaltar el firme y subsanar otros elementos del túnel.

Repuestos "complejos"

Transcurridos dos meses desde el accidente, muchos empresarios e incluso la Consellería de Infraestruturas, denunciaron que “no se apreciaban obras” en el interior del túnel, algo que el ministerio negó tajantemente. No obstante, el ritmo de los trabajos debe adecuarse al suministro de los materiales a los que aludían ayer estas fuentes técnicas, repuestos “complejos” y que se fabrican en contadas plantas. Mayo se mantiene como fecha de apertura, sin más precisión, y en función también de las pruebas finales.

Una opción que se declinó desde el principio es utilizar el túnel operativo (no afectado por el fuego y que circula en sentido Vigo) como tramo bidireccional, es decir, un carril en cada sentido. Pero razones de seguridad han desaconsejado esta posibilidad. “Todo su equipamiento está orientado en un único sentido y habría que cerrarlo un tiempo para obras de adaptación, pero además se realizó un análisis de riesgos y se concluyó que su índice (en caso de doble sentido) era de peligrosidad elevada”, añaden las mismas fuentes.

Compartir el artículo

stats