Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo un local de Tui ha sido sancionado desde la reapertura de la hostelería

Terrazas en el paseo de la corredera de Tui.

Terrazas en el paseo de la corredera de Tui.

Tui fue uno de los municipios más castigados por la tercera ola de la pandemia, hasta el punto que estuvo varios meses cerrado perimetralmente y aislado por tanto del resto de municipios de la comarca del Baixo Miño. La incidencia se disparó en Tui especialmente por el brote en la residencia de mayores Paz y Bien, y las fuertes restricciones impuestas al comercio y a la hostelería ahogaron la economía local.

Todo ello parece haber concienciado a los vecinos, porque las noticias han dado un auténtico vuelco: el municipio no ha registrado ningún nuevo contagio en la última semana y su situación epidemiológica se mantiene estable, con una incidencia acumulada de nuevos casos por cien mil habitantes los últimos catorce días por debajo de nueve. Por lo tanto, la capital del Baixo Miño vive una situación de calma tras la tormenta, y eso lo están notando en todos los ámbitos. Desde que las autoridades sanitarias permitieron reabrir la hostelería, la Policía Local solo ha propuesto para sanción a un local del casco urbano por pasarse unos treinta minutos del cierre estipulado.

Es un dato optimista y muy a tener en cuenta por el hecho de que en muchos concellos se está sancionando, especialmente los fines de semana, a decenas de establecimientos hosteleros especialmente por incumplimiento de aforo. Hay que recordar que en todos los municipios del área sanitaria de Vigo ahora mismo los bares y restaurantes pueden abrir hasta las 21.00 horas, con un 50% de aforo máximo en su interior y un 75% en las terrazas.

Todo ello deja entrever un buen comportamiento en cuanto a las medidas de prevención sanitarias tanto por parte de los vecinos como de los propios locales de hostelería. La única propuesta de sanción de los agentes, que trasladaron el Concello, fue además ya hace varias semanas, cuando la hora límite de cierre estaba fijada a las 18.00 horas, y el establecimiento seguía abierto a las 18.30.

El pasado fin de semana, con el puente de San José, la Policía Local preveía posibles aglomeraciones en terrazas o en la calle, algo que en absoluto se dio. “La gente está cumpliendo bien”, asegura el inspector jefe, Manuel Arca. Dos días antes de la entrada en vigor de las nuevas medidas que tienen que cumplir los establecimientos de hostelería, la Policía Local tudense visitó los locales para darles una copia de la normativa, de los aforos que no podían exceder o de la necesidad de códigos QR.

Compartir el artículo

stats