Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La senda del Maceiras se pone a punto

Labores de desbroce estos días en la senda fluvial del río Maceiras, en Redondela. | // FDV

El paseo fluvial del río Maceiras, una de las principales zonas de ocio y esparcimiento de Redondela, ya luce su mejor cara. Tras permanecer varios días con sus accesos peatonales cerrados durante los últimos temporales debido al peligro de desbordamiento del cauce en varios tramos, la Concejalía de Medio Ambiente procede estos días en poner a punto este sendero que arranca en la zona del Salgueiral y que llega hasta la parroquia de Cedeira.

Escasos daños

Las crecidas del pasado mes apenas dejaron desperfectos en el trazado, tan solo el desplazamiento de algunos de los bloques de piedra que refuerzan el cauce en los meandros, o en un pequeño tramo en el que las aguas arrastraron parte del firme de zahorra, aunque ninguna de estas mínimas incidencias impiden un uso normal del paseo por los vecinos. Nada que ver con los problemas que causaron las riadas en años anteriores, en las que cada invierno las aguas arrastraban el material compactado de la senda, sembrando de piedras la pista.

La recuperación de la ribera del Maceiras para ocio y esparcimiento de los ciudadanos se inició a finales de 2014 con el objetivo de recuperar este entorno desde el punto ambiental, que se encontraba muy degradado por la acumulación de residuos y por la presión urbanística. Un año después se completaría con un segundo tramo entre Fortóns y Ameal.

Zona muy visitada

Actualmente se ha convertido en una de las principales zonas de paseo de Redondela y también sirve para mejorar la movilidad de los vecinos de las parroquias de Cedeira y Negros al facilitarles el acceso a pie al núcleo urbano de Redondela evitando la carretera N-555, un vial muy peligroso al carecer de aceras y con puntos muy estrechos en los que el peatón queda expuesto a los vehículos.

Compartir el artículo

stats