Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mujeres de Chaín se van a la obra

Tras el éxito de sus tres vídeos cómicos de pandemia en Facebook, el grupo de teatro A Moura reivindica la igualdad en su nuevo sketch con motivo del 8-M

Las actrices Claudia Comesaña, Pili Lorenzo, Irene Silva y Carmen Grandal protagonizan "Igual non da".

Las actrices Claudia Comesaña, Pili Lorenzo, Irene Silva y Carmen Grandal protagonizan "Igual non da".

A cuatro días del primer 8-M postpandemia y en pleno debate sobre la oportunidad y seguridad de las manifestaciones feministas, surgen alternativas 100% libres de riesgo de contagio como la del grupo de teatro aficionado A Moura del centro cultural de Chaín. Sus actrices huyen de polémicas y se centran en lo suyo, que es la comedia, para recordar la esencia del Día Internacional de la Mujer Trabajadora: reivindicar la igualdad. Lo hacen a través de un nuevo sketch, el tipo de espectáculo con el que triunfan desde la llegada del coronavirus de manera virtual. Lo estrenan mañana viernes a medianoche en Facebook.

Su fórmula de las conversaciones humorísticas en vídeo funciona desde el pasado abril. En pleno confinamiento, dos actrices se grabaron hablando por teléfono y montaron una charla de lo más animada sobre las incidencias del encierro. La titularon “A vida nos tempos do coronavirus”. Poco después, ante las peticiones de los internautas, lanzaron la segunda parte y hace poco más de un mes estrenaron la tercera entrega. Miles de visualizaciones cosecharon las tres piezas de la obra teatral a distancia.

Fátima Granja, coordinadora del grupo de teatro A Moura.

“Igual non dá” es el juego de palabras con el que titulan este cuarto montaje en el que lanzan un mensaje dirigido tanto a hombres como a mujeres. Para recordarles “que non, que non dá igual”, que “non se tén que sobreentender que hai certas cousas que facemos as mulleres e xa está, que non temos que asumir certas cousas. Todos podemos compartir tarefas e disfrute”, explica Fátima Granja, la coordinadora del grupo y coautora del guion junto con las intérpretes: tres actrices habituales del grupo –Carmen Grandal, Pili Lorenzo y Claudia Comesaña– y la artista plástica Irene Silva, que colabora en esta ocasión con el el grupo.

"Titúlase 'Igual non da' porque non da igual que as mulleres asumamos certas cousas porque sempre foi así"

decoration

Para promocionarlo a través de las redes las cuatro actrices se han vestido de morado y se han puesto el casco para fotografiarse con material de construcción. El mensaje es claro. Y doble. “Queremos transmitir que a igualdade está en obras, cun dobre sentido: porque segue en construcción e porque protagoniza a nosa peza de teatro”, señala la portavoz de la compañía.

Diez minutos de diálogo

Aunque esta vez ofrecerán un estreno presencial, también mañana a las 20.00 en el auditorio municipal de Gondomar con aforo limitado y entrada restringida a invitados, el formato sigue adaptado a los tiempos del COVID-19. Son diez minutos de conversaciones entre mujeres en torno a la igualdad. Una abuela dialoga con su nieta de sus vivencias, del trato que las redes sociales y los estilos musicales de moda como el reggaeton ofrecen a la mujer. Y otras dos mujeres mediana edad charlan desde la óptica de la corresponsabilidad en el hogar. “Todo con pinceladas de humor e moito respecto porque é un tema moi serio no que non queremos ofender a ninguén”, deja claro Fátima Granja.

La comedia no puede faltar en ninguno de los trabajos de este grupo que cumple diez años de vida. Aunque no todos sus diez integrantes viven en Chaín nació en torno al centro cultural de la parroquia gondomareña en 2011 con un doble objetivo. Para disfrutar del teatro “como afición, case como terapia” y para divertir. “Para nós o máis importante é buscar a risa da xente. É unha gozada que nos veñan felicitar cando rematamos unha representación ou que a xente se quede cos chascarrillos dos vídeos “, explica la coordinadora.

Han llenado centros culturales y auditorios en esta última década con las cinco obras que han llevado a los escenarios. La pandemia les ha robado su gran afición y ahora les falta el calor del público, pero al menos se sacan el gusanillo de la interpretación y el montaje con el móvil y las redes sociales.

Compartir el artículo

stats