Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vertidos de neumáticos contaminan los montes de O Rosal

Vertido de neumáticos junto al río Seco, en el monte de Santa Mariña.

Vertido de neumáticos junto al río Seco, en el monte de Santa Mariña.

Los vertidos ilegales siguen siendo un quebradero de cabeza para los ayuntamientos. Pese a la existencia de puntos limpios y la prohibición expresa de dejar residuos tóxicos en lugares no apropiados para ello, también la comarca del Baixo Miño está sufriendo estos vertidos. El último es el municipio de O Rosal. El fin de semana pasado el Concello detectó la presencia en varios puntos de la localidad, concretamente en el barrio de Caselas, en la parroquia de Eiras y en el Monte de Santa Mariña, junto al río Seco, de decenas de neumáticos usados de vehículos.

En algunos casos los dejaron junto a contenedores de basura tradicionales de basura orgánica o de plástico. El propio Ayuntamiento, junto con la Policía Local, está investigando lo sucedido. Las primeras sospechas apuntan a que se trata de alguien de fuera del municipio que tiró los neumáticos sin ton ni son por O Rosal. Cuando se encuentre al o los culpables, se procederá imponerles la sanción económica correspondiente.

Ruedas dejadas junto a un contenedor de O Rosal.

Una posibilidad que se maneja es que algún taller esté detrás de estos vertidos. Desde el Ayuntamiento se recuerda que estos establecimientos, donde se realizan los cambios de neumáticos, cobran una tasa por cada rueda que venden para financiar el correcto reciclaje del neumático antiguo, tasa que va incluido en el precio que se cobra al cliente y que no se devuelve en ningún caso, aunque ese cliente decida quedarse con la rueda vieja. Es decir, es el propio taller el que tiene que gestionar el reciclaje de las gomas antiguas, y no puede dejarlas junto a contenedores o abandonadas en el monte. En este caso, además, junto a un río, y hay que recordar que se tratan de residuos muy contaminantes, ya que su material (caucho) y su masiva fabricación los convierten en un problema medio ambiental de primer orden, y más todavía si no se reutilizan o reciclan de forma adecuada.

Compartir el artículo

stats