El pleno municipal de Ponteareas aprobó, con los votos a favor de todos los grupos políticos, crear una comisión de investigación con el fin de esclarecer qué ocurrió con las obras de ampliación de la guardería municipal. El Concello informó, el siete de febrero, de que la Xunta había expedientado a la Escuela Infantil “por no cumplir con la normativa de edificación de espacios infantiles” por una reforma que se llevó a cabo en el año 2006.

Así, con el objetivo de “depurar responsabilidades políticas y patrimoniales”, y con los votos a favor del gobierno bipartito (BNG y PSOE) más los de los grupos de la oposición (PP y Acip), el Concello de Ponteareas creará una comisión de investigación “en las próximas semanas”. Será el alcalde, Xosé Represas, quien la presida. Formarán parte tres ediles del Bloque Nacionalista Galego; dos del Partido Popular y un concejal, cada uno, representando a PSOE y Acip.

Fue el concejal de Bo Goberno, Roberto Mera, quien defendió la moción e insistió en culpabilizar al anterior gobierno del Partido Popular. Explicó que el actual concello optó por “esperar a hacer las obras de adaptación a que estuviera lista la nueva Escola Infantil” puesto que “era la opción menos mala”.

El líder de los independientes de Ponteareas, Juan Carlos Carrera, quiso pedir cautela con el fin de “transmitir seguridad a los padres y madres que llevan a sus hijos a la guardería”.

Por su parte, la portavoz del Partido Popular, Belén Villar, explicó en el pleno que, según los documentos a los que tuvo acceso, el gobierno del BNG y PSOE de Ponteareas tardaron seis meses en remitir el proyecto de la arquitecta municipal a la administración autonómica en el año 2018, “así que ustedes eran conocedores de lo que sucedía en la Escola Infantil de Ponteareas”.

La Xunta dio a conocer que la sanción al Concello de Ponteareas se llevó a cabo, después de que el Ayuntamiento fuese advertido a tiempo de que debían hacerse las nuevas obras de adaptación.