La Guardia Civil, en colaboración con la Cofradía de Pescadores de Baiona, interceptó en Nigrán un vehículo que transportaba 52 kilos de centollas sin ningún tipo de documentación.

La actuación se produjo el pasado viernes cuando una dotación del Servicio de Vixilancia Pesqueira de la Cofradía de Pescadores de Baiona avisó a la Guardia Civil de la salida de este vehículo desde el muelle de esta villa, con un cargamento ilegal, al que las autoridades puedieron interceptar en Nigrán, a la altura de la Ramallosa.

Al inspeccionar el vehículo se pudo comprobar que, en efecto, transportaba 52 kilos de centollas sin ningún tipo de documentación, de las que algunas no alcanzaban las medidas reglamentarias.

Las dos personas que viajaban en el vehículo, que resultaron ser dos hermanos, vecinos de Baiona, fueron identificados y denunciados por infringir la Ley de Pesca de Galicia, procediéndose a la incautación del marisco que fue puesto a disposición del Servicio de Guardacostas en Vigo.