Por segunda vez en poco más de 48 horas, el río Miñor volvió a desbordarse durante la tarde de ayer y anegó una vez más los principales puntos negros del municipio: el entorno deportivo de As Cercas y del Centro de Desenvolvemento Local, en pleno centro urbano, y las riberas fluviales en zonas más rurales como Donas y Mañufe, hasta cubrir casi de nuevo el puente románico sin ocasionarle daños.

7

Las fuertes lluvias dejan inundaciones en Gondomar Ricardo Grobas

Llevan muchos años padeciendo las recurrentes inundaciones y los gondomareños están preparados para afrontarlas, así que el agua no llegó a entrar en viviendas ni bajos comerciales. Tampoco se produjeron daños en vehículos, dado que la Policía Local se encargó, como siempre, de avisar a varios conductores para que los retirasen de las “zonas calientes” antes de que fuese tarde.

El coche con el tronco sobre el capó, tras el accidente.

El coche con el tronco sobre el capó, tras el accidente.

Más de 20 árboles caídos

Los mayores problemas de la jornada tuvieron lugar en viales secundarios de toda la comarca miñorana. El más grave, en Couso. Un eucalipto de grandes dimensiones caía cerca de las once de la noche del viernes sobre el capó de un coche en marcha en la carretera PO-340, que une Gondomar con Tui. El conductor, un vecino de Tomiño, resultó herido de gravedad y fue trasladado en ambulancia al hospital Álvaro Cunqueiro. La vía permaneció cortada al tráfico durante una hora, hasta que el personal de Conservación de Carreteras logró apartar el enorme tronco de la calzada.

Los bomberos del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) Val Miñor no pararon durante horas y horas ante las incidencias ocasionadas por la borrasca Karim. En torno a las 23.00 del viernes iniciaron una jornada frenética de retirada de árboles y postes caídos, que cortaban parcialmente diversos viales tanto en Gondomar, como en Nigrán y Baiona. En Monte Lourido, uno de ellos, de gran porte, se desplomó a causa de las fuertes rachas de viento y rompió dos muros de propiedad privada.

Solo en los viales que comunican Camos con Chandebrito y esta última parroquia de Nigrán con Fragoselo, ya en Vigo, los efectivos de emergencias apartaron un total de ocho troncos que se habían caído sobre la calzada y la cortaban parcialmente dificultando el tráfico.