Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CRA de Tomiño, mucho más que un colegio

Alumnado de la escuela unitaria de Vilameán, recogiendo las primeras lechugas del invernadero. |   // FDV

Alumnado de la escuela unitaria de Vilameán, recogiendo las primeras lechugas del invernadero. | // FDV

Un proyecto integral en el que los más pequeños son el epicentro. Es la propuesta del Colegio Rural Agrupado (CRA) Mestre Manuel Garcés de Tomiño, que desde hace años apuesta por la innovación educativa en sus aulas, en las que el trabajo por proyectos y el aprendizaje cooperativo se mezclan con un ambiente familiar. Una de las claves de su éxito educativo es lograr mantener ratios bajos en las aulas que favorecen un respeto por los ritmos individuales que permite crecer a los niños y al propio centro.

“Ofertamos un modelo educativo que fomenta la autonomía, sin materias ni libros de textos, adaptada a la forma de pensar de los niños y niñas, a su espontaneidad. Nuestro objetivo es potenciar aquello que es el niño, no lo que queremos que sea, despertando su curiosidad, dándole gran importancia al juego libre y al contacto con la naturaleza en un espacio acogedor preparado exclusivamente para ellos”, asegura el director, Antón de Valenzuela.

Un alumno del centro cuida las plantas de la escuela.

Por eso si se visita cualquiera de las 13 escuelas unitarias de este CRA repartidas por las diferentes parroquias de Tomiño es sencillo encontrar a los más pequeños llevando a cabo trabajos responsables, como abrir la puerta, preparar y servir las meriendas, atender el teléfono, cuidar las plantas... Tareas que ayudan a fomentar esa autonomía, a asumir responsabilidades y a tener respeto, por sí mismos, por los demás y por su entorno. “Tenemos la gran suerte de poder elegir las metodologías que pensamos que pueden ser más interesantes para nuestro alumnado y con ellas armar un proyecto educativo ya consolidado que nos permite tener un centro pedagógicamente puntero”, salienta el director.

Actualmente con 130 alumnos y las familias muy involucradas, el CRA Mestre Manuel Garcés es uno de los colegios rurales agrupados más grandes de Galicia. Su relación con el resto de la comunidad educativa y su entorno en general es otro de los pilares de su proyecto educativo, participando en numerosas actividades y proyectos incluso transfronterizos con Vila Nova de Cerveira.

Iniciativas que también se desarrollan de puertas para adentro, como la mejora de sus patios, buques insignia del centro a los que se está dotando de circuito de agua, cocinas de madera, espacios de asamblea y creativos, circuitos sensoriales y de actividad física... Todo ello para el desarrollo personal de los más pequeños. El Concello de Tomiño, por su parte, ha invertido este curso más de 20.000 euros para realizar obras de mejora en las escuelas unitarias de Barro, Carregal, Estás, Figueiró, Vilachán y Vilameán.

Debido a la situación sanitaria, esta año las jornadas de puertas abiertas han sido sustituidas por visitas individuales con recorridos virtuales a través de videoconferencia o de forma presencial si es necesario con el objetivo puesto en el inicio de proceso de matriculación para el próximo curso.

Compartir el artículo

stats