Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hogar colaborativo para personas con diversidad intelectual en A Guarda

Anteproyecto de reforma del antiguo colegio Carmelitas, donde se ubicarán las 30 viviendas. |   // D.P.

Anteproyecto de reforma del antiguo colegio Carmelitas, donde se ubicarán las 30 viviendas. | // D.P.

Los padres y tutores al cargo de personas con diversidad intelectual se han hecho alguna vez esta pregunta: ¿qué va a pasar con ellos cuando nosotros faltemos? “Lo más habitual en la comarca del Baixo Miño es que tengan que trasladarse fuera de su entorno, lo que significa la pérdida de arraigo, y en muchos casos inadaptación o depresión”, explican desde la Asociación San Xerome Emiliani de A Guarda, un colectivo que lleva desde 1977 prestando servicios de apoyo profesionalizado a personas con discapacidad intelectual y sus familias en el Baixo Miño. Con 43 años de experiencia, la Asociación se propone ahora dar respuesta a la pregunta inicial con un proyecto pionero en España que, a través de una vivienda colaborativa, permitirá a 60 personas con diversidad intelectual de la comarca vivir de forma autónoma.

Usuarios del Centro San Xerome en uno de los talleres de tareas del hogar. |   // D.P.

Usuarios del Centro San Xerome en uno de los talleres de tareas del hogar. | // D.P.

“El modelo coop-housing, pionero en Galicia, es el que mejor se adapta a nuestras expectativas”, explica el gerente de la Asociación, Feliciano Valcárcel, indicando que “las personas socias, personas con diversidad intelectual, serán copropietarios de sus propios hogares, vivirán en ellos sin alejarse de su entorno, mantendrán su autonomía y podrán participar en la toma de decisiones. Además, contarán con una amplia carta de servicios complementarios”. “Es algo similar a las viviendas colectivas para envejecer en compañía que se están impulsando en Galicia”, destaca Valcárcel, haciendo hincapié en que no hay nada similar en España para personas con discapacidad intelectual. “Hay una parecida en Cataluña, pero para discapacitados físicos”.

Usuarios del Centro San Xerome de A Guarda, de picnic

“Las personas con diversidad intelectual tienen el mismo derecho a emanciparse, a vivir su vida independiente con los apoyos necesarios, como el resto de las personas sin diversidad”, insiste el gerente de San Xerome. Con este fin se impulsa el proyecto “Fogares Sanxe”: treinta viviendas con servicios adaptados en pleno centro urbano de A Guarda, en el antiguo colegio Carmelitas. Estos domicilios, con capacidad para sesenta personas, estarán dotadas de habitación, cocina, baño, sala de estar y zonas comunes, tanto interiores como exteriores.

Además, conscientes de que cada usuario tiene capacidades diferentes, el centro contará con una amplia carta de servicios complementarios que podrán ser contratados por los residentes de forma optativa. Estos se dividen en tres paquetes: uno de servicios complementarios, que incluye restauración, limpieza, lavandería, imagen personal y animación sociocultural; otro de salud, con asistencia de enfermería, rehabilitación, fisioterapia o terapia ocupacional; y un tercero de servicios sociales.

Unuarios del Centro San Xerome Emiliani colaborando en la cocina

Los propietarios del antiguo colegio Carmelitas donan el inmueble para construir los 30 hogares

La puesta en marcha del proyecto “Fogares Sanxe” ha sido posible gracias a la donación del antiguo colegio de las Carmelitas de A Guarda. La visión filantrópica y altruista de los anteriores propietarios, una familia de A Guarda y otra de Vigo, ha puesto la primera piedra de este complejo proyecto. En total, la Asociación ha presupuestado en 6 millones de euros la rehabilitación del inmueble y la dotación de todo el equipamiento necesario para sus futuros habitantes. Ya en posesión del edificio, San Xerome Emiliani ha encargado el anteproyecto de rehabilitación al estudio de arquitectura Mauro Lomba, que ya trabaja en el mismo. “El objetivo es poder presentarlo para optar a fondos europeos; cumplimos todos los requisitos”, explica Feliciano Valcárcel sobre su posible financiación. En el caso de conseguir una subvención de la Unión Europea, la obra debería estar rematada en 3 años. “Será un maratón, pero lo vamos a sacar adelante”, comenta el gerente de San Xerome, que no descarta otras vías de inversión, todavía en estudio. De hecho, en la web fogares.sanxerome.com cuentan con un espacio de captación de donaciones o colaboraciones que ayuden a materializar este “proyecto pionero e ilusionante”.

Compartir el artículo

stats