Ante la imposibilidad de celebrar el inminente Entroido por la situación de pandemia y las consiguientes restricciones sanitarias, el gobierno local de Gondomar no quiere dar por perdidos los carnavales y el alcalde Francisco Ferreira anunció que la celebración se pospone “hasta julio”. “Es una fiesta muy arraigada en nuestro municipio. Ahora no puede ser pero el optimismo es importante mantenerlo, así que confiamos en recuperarla y celebrarla en julio”, dijo el regidor.

El Concello prevé organizar el tradicional desfile de comparsas y posterior verbena el 17 de julio, coincidiendo con la semana grande de las fiestas patronales de San Benito. Ferreira lanza la propuesta “con toda la cautela pero sin perder el optimismo y la confianza en que de aquí a entonces las restricciones serán mucho más suaves y la mayor parte de la población esté vacunada”.

El gobierno de Gondomar destaca la tradición del Entroido en el municipio, del que comparsas de las parroquias como Mañufe o Vincios “ocupan habitualmente los primeros puestos en los concursos que se celebran en Vigo y toda su área de influencia”.

La concejalía de Cultura “trabaja ya en la programación del Entroido y de las fiestas patronales con la confianza de que se puedan desarrollar bajo la máxima normalidad posible”. En este mes de febrero prevé actos para recordar el Entroido a través de las redes sociales y la web del Concello.