La Guardia Civil detuvo a dos vecinos de Vigo a los que se les considera los presuntos responsables de 13 delitos contra el patrimonio, la mayor parte de ellos por robo y hurto del cableado de telefonía móvil en varios municipios del sur de la provincia de Pontevedra.

Las investigaciones llevadas a cabo por efectivos del Puesto Principal de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán, y en las que colaboró puntualmente un Policía Local fuera de servicio, se iniciaron en octubre del año pasado, cuando se tuvo conocimiento de una serie de hurtos y robos del cableado de telefonía móvil en la línea de costa de Baiona a Oia.

Con las averiguaciones llevadas a cabo se recopiló una serie de información relacionada con otros hechos de similares características que permitieron localizar los puntos donde se había vendido parte del cable sustraído y la consiguiente identificación de los presuntos autores.

Se les atribuye la presunta comisión de ocho delitos de robo, en unos casos, y hurtos en otro, de una importante cantidad de cable del tendido de telefonía móvil en los términos municipales de Baiona, Oia, Mos, O Porriño y Redondela.

En el transcurso de las investigaciones, realizadas en el marco de la denominada operación ROCAOIA, también fueron identificados como presuntos autores de sendos robos con fuerza en un restaurante de Oia y en un bar de Salceda de Caselas. En Oia también se les atribuyen otros tres robos con fuerza en otros en una caseta de obra, un bungalow y el depósito de aguas.

Los presuntos autores resultaron ser tres vecinos del barrio de Lavadores en el municipio de Vigo. Uno de ellos falleció como consecuencia de un accidente de tráfico durante la fase de investigación y los otros dos fueron detenidos.

En el transcurso de las investigaciones se les intervino el vehículo implicado en los robos, numerosas herramientas, una pata de cabra, una radial con batería para el corte del cable, escalera para acceder a cables en altura y numeroso cableado de cobre.

Las diligencias y el material intervenido se entregaron en el Juzgado de Instrucción nº 5 de Vigo, donde deberán comparecer los detenidos cuando sean requeridos.