El complejo deportivo al aire libre más grande de la comarca del Val Miñor acumula dos años de retraso y el Concello de Nigrán ya no quiere esperar más para ver terminadas sus esperadas pistas de atletismo profesional y de skate. El gobierno municipal ha decidido rescindir el contrato a la constructora, Audeca, para acelerar las obras y finalizarlas “cuanto antes”, confirma el alcalde, Juan González. Lo hace porque considera que la empresa ha incumplido el plazo de ejecución de los trabajos, de un año, de manera clara. “Nosotros les requerimos varias veces que agilizasen el proyecto y nunca encontramos una respuesta positiva. Tenemos claro que si seguimos así, la obra no acabará nunca, así que es mejor finalizar la relación contractual y hacerla nosotros”, explicó ayer.

La última reunión del equipo de gobierno con representantes de la compañía tuvo lugar las pasadas navidades, tras haber paralizado las obras por enésima vez tras el verano. Un mes después, las máquinas no han vuelto al espacio de 300.000 metros cuadrados ubicado en Porto do Molle y vinculado al proyecto de regeneración integral del río Muíños. Así que el gobierno apuesta por liquidar el contrato y ha vallado ya el recinto para evitar la entrada de vehículos y animales que puedan causar daños. Queda libre un acceso peatonal, ya que son cada vez más personas las que visitan la zona para correr o practicar deportes urbanos.

El equipo de gobierno pretende que la ruptura sea “amigable”. Para negociar los términos económicos se reunirán hoy en el Concello las tres partes implicadas: representantes de la empresa, de la dirección de obra –los arquitectos e ingenieros que diseñaron el proyecto– y técnicos municipales. González no quiere que se repita la experiencia de su otro proyecto estrella, la biblioteca municipal. En ese caso, la rescisión del contrato acabó enfrentando al Ayuntamiento con la firma que había ganado el concurso para construir el edificio ante el Consello Consultivo de Galicia. La Administración municipal ganó, pero la licitación de los trabajos restantes se demoró más de un año.

Sobre el estado del complejo deportivo del río Muíños todavía no se han puesto sobre la mesa las cifras, pero el alcalde calcula que se han ejecutado “en torno al 80%” de los trabajos. Del proyecto contratado por 670.000 a Audeca quedan flecos como la colocación del tartán de la pista de atletismo y el alumbrado, partes del parque infantil como la tirolina, y plantaciones de árboles, señala González.

En cuanto queden definidos los trabajos pendientes con la dirección de obra, el Concello decidirá la fórmula para acabarlos. En principio, la posibilidad de licitarlos de nuevo parece descartada “porque son cosas de pequeña entidad que seguramente se podrán ir contratando”, aclara el alcalde.

El recinto está pensado como un gran parque fluvial, con zona deportiva y de ocio infantil con juegos y circuito de bicicletas, integrado en el entorno natural que complementa las actuaciones en el río, prácticamente terminadas y centradas en la recuperación de la vegetación de ribera y la creación de bandas de protección en los márgenes para frenar la velocidad de la corriente. Se construirán tres lagunas artificiales que actuarán como sistemas sostenibles de drenaje para contener el agua y evitar la erosión en zonas sensibles como las dunas de Praia América, ya en la desembocadura.