La Guardia Cívil localizó el viernes en un hostal de Mondariz el cadáver de José Luis Fernández Faro, vecino de la localidad de 44 años, con varias heridas de arma blanca en el pecho que le habrían causado la muerte. Apenas dieciocho horas después, ayer sábado a las dos de la tarde, era detenido en Vigo el principal sospechoso del sangriento crimen, Miguel Ángel G.M., de 40 años de edad, también mondaricense, que residía en otro apartamento de la misma pensión.

El cuerpo apareció en torno a las 20.30 en un almacén lóbrego en las inmediaciones del hostal donde víctima y presunto homicida tenían domicilio. La investigación trata de dilucidar si José Luis falleció allí mismo o si perdió la vida en la habitación y fue trasladado después. El local donde los agentes hallaron el cadáver linda con una finca de la parte trasera del hostal y allí hay unas escaleras que conducen al dormitorio de la víctima.

El supuesto agresor también había desaparecido de su entorno habitual poco después que el fallecido –se cree que el miércoles– y los agentes de la Guardia Civil lo encontraron en un establecimiento hostelero de la ciudad olívica.

El sospechoso, en el momento de su detención en un hotel de Vigo

El sospechoso, en el momento de su detención en un hotel de Vigo

Las sospechas se centraron en él desde el principio y la principal hipótesis de la investigación apunta al robo como posible móvil. Al parecer, José Luis se había negado a darle una cantidad dinero que le había pedido para la presunta compra de estupefacientes.

El escenario del crimen presentaba numerosos rastros de sangre. Su análisis podrá aclarar dónde se produjo el fallecimiento. Si el cuerpo fue arrastrado hacia el local donde lo localizaron o si la víctima perdió la vida en el almacén y el presunto homicida se dirigió a la habitación para quedarse con el dinero que pudiera haber en el interior, dejando marcas en la puerta.

Foto de carné de la víctima

Foto de carné de la víctima

"O Cabra", una persona muy querida

José Luis, natural de Gargamala, era una persona muy querida en Mondariz donde le apodaban “O Cabra” por su característica imitación del balido caprino a la hora de saludar. Estaba soltero y su trabajo actual era el de desbrozador de fincas. Desde hace un tiempo había decidido mudarse a la capital municipal para vivir más cómodo y con más relaciones sociales. Procedía de una familia numerosa, tenía varios hermanos, y era considerado como persona de carácter bondadoso en la localidad, en la que trabajó con anterioridad como peón municipal . “Era una persona querida por todo el vecindario por su buen fondo”, afirmaba ayer a este diario un vecino, que lo calificaba además de “cumplidor en su trabajo”

Del detenido apenas han trascendido datos más allá de que también es vecino de Mondariz y que fue en el hostal donde conoció a José Luis. Las pesquisas apuntan a que la víctima ya le habría prestado pequeñas cantidades de dinero en alguna ocasión. Antes de llegar a la pensión de Mondariz habría residido en una casa de acogida que la Asociación Dar Máis de ayuda a las personas en riesgo de exclusión social ofrece en la parroquia de Bugarín, en Ponteareas, según el mismo habría comentado a varias personas.

El resultado de la autopsia arrojará luz sobre las circunstancias de la muerte. El Grupo de Delitos contra las Personas de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra está al frente de del caso y todo apunta a que el arrestado prestará declaración en el Juzgado de Ponteareas en las próximas horas.