Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“No queremos que el comercio muera”

Más del 90% de bares y negocios de Tui cerraron ayer como gesto para reclamar un rescate a las administraciones

Guadalupe Pérez, gerente de la tienda Joy Baby, ayer en el cementerio simbólico que los comerciantes escenificaron en Tui.   | // RICARDO GROBAS

Guadalupe Pérez, gerente de la tienda Joy Baby, ayer en el cementerio simbólico que los comerciantes escenificaron en Tui. | // RICARDO GROBAS

Negocio cerrado ayer en Tui con una pancarta reivindicativa. | // R. G.

Tui lleva más de dos meses y medio cerrado perimetralmente para contener la pandemia. La situación epidemiológica, de momento, no ha mejorado, encadenando la segunda y la tercera ola prácticamente sin respiro en cuanto a contagios. Ese cierre sí que está teniendo un efecto devastador en el comercio local de la capital del Baixo Miño, que ven cómo la facturación sigue cayendo en picado, las deudas se acumulan y, al menos a corto plazo, los clientes procedentes de otros municipios, que en muchos casos suponen el principal ingreso para estas tiendas, seguirán sin venir debido al descontrol del virus en Tui y en el conjunto del área sanitaria de Vigo. Para reclamar un rescate económico acorde a las pérdidas causadas, ayer más del 90% de comercios y bares (hay que recordar que la hostelería sigue sufriendo importantes limitaciones y desde hoy no podrá abrir en su interior) de Tui se sumaron a la iniciativa promovida por Guadalupe Pérez, que regenta la tienda local de moda infantil Joy Baby, que consistía en el cierre de los negocios durante todo el día de ayer. No solo eso, sino que de forma simbólica colocaron cruces con los logotipos de los establecimientos en la entrada del área panorámica del municipio para escenificar el cementerio al que se podría enfrentar el comercio tudense si continúan en la situación actual.

Los comerciantes son claros: no están en contra de las medidas de prevención sanitarias para evitar contagios, como el cierre perimetral o la limitación de los horarios de apertura. Lo que reclaman es que las administraciones les indemnicen adecuadamente para paliar todas las pérdidas que están teniendo durante estos meses. “Necesitamos ayuda de todos los gobiernos: de la Xunta, del Concello... De todos los que nos puedan ayudar. Porque sino hay un rescate nos obligarán a cerrar”, lamenta Guadalupe Pérez.

El propio Ayuntamiento apoyó las reivindicaciones de los comerciantes del municipio. La concejala de Comercio, Ana María Núñez, asegura que las medidas en forma de ayudas económicas deben ser “proporcionales” a las restricciones que están afectando a estos negocios, algunos de ellos “al borde del abismo”. La edil señala que el Ayuntamiento habilitó una línea de un millón de euros para reactivar la economía del municipio e intentar recuperarla de los estragos que está causando la pandemia. Para los comercios que cumplan los requisitos se aprobaron ayudas directas cifradas en un total de unos 110.000 euros para gastos de alquiler o adaptación del local a la situación de pandemia actual, y se aprobaron para los próximos meses la expedición de bonos para que los vecinos gasten en el comercio local. También se realizó una campaña de promoción de los negocios del municipio a través de las redes sociales y lanzaron la plataforma etui.es para que el comercio local pudiese vender a través de Internet.

Ayer únicamente se mantuvieron abiertos los supermercados, las farmacias y otros establecimientos esenciales para la ciudadanía. Pero los comercios locales, prácticamente en su totalidad, echaron el cierre para reivindicar el apoyo institucional. Varios negocios se están ya planteando reducir sus horarios, es decir, abrir por ejemplo solo por las mañanas al menos hasta que puedan volver a recibir clientes de otros municipios. Y es que la facturación, desde que se decretó el cierre perimetral de Tui, ha caído en muchos casos por encima del setenta por ciento en los pequeños establecimientos, lo que supone una auténtica sangría.

Compartir el artículo

stats