“Vostede non sabe nin o que presenta, presenta o que lle escriben”, dijo ayer el alcalde de Gondomar, Francisco Ferreira, a la portavoz del PP, Paula Bouzós, en un pleno extraordinario telemático forzado por la oposición para debatir propuestas pendientes. Tanto la propia interpelada y sus compañeros de grupo como la representante del BNG, Manuela Rodríguez, y los concejales de Manifesto Miñor, Antonio Araúxo y Rocío Cambra, recriminaron la “falta de respeto” al regidor y, en protesta por una actitud que aseguran mantiene desde hace tiempo en cada debate plenario, abandonaron la sesión.

La edil nacionalista lo interrumpió para espetarle: “estamos ao límite de comentarios coma ese” y pedirle que retirase sus palabras antes de marcharse. Ferreira le negó el uso de la palabra “por moi susceptible que estea vostede”, le dijo en referencia a su enfrentamiento judicial. El regidor la denunció por calumnias al calificarlo de “machista” en una publicación.

“Me ha venido a llamar tonta. Me está insultando”, afeó la líder de los populares, que defendía una propuesta para tramitar ayudas al comercio y a la hostelería, antes de anunciar su abandono del pleno, seguida de su compañeros de grupo y de Rocío Cambra. “Se non hai respecto hacia as mulleres non hai democracia”, reprendió Araúxo. Solo el edil de Ciudadanos, Manuel Gómez, se quedó ante la cámara. Por pocos minutos, ya que Ferreira levantó la sesión acabó tras el enfrentamiento.

El alcalde lamentó que “a oposición non estea cos problemas de Gondomar” y la acusó de agarrarse a acusaciones como el machismo para empañar su labor de gobierno. Las concejalas socialistas Iria Lamas y Rocío Goberna también pidieron la palabra para defender a Ferreira.