El Concello de Salvaterra de Miño y el departamento de Recursos Humanos de la conservera Hijos de Carlos Albo, la primera empresa que se instalará en la Plataforma Logístico Empresarial de Salvaterra-As Neves (Plisan), han establecido relaciones para buscar entre los vecinos y vecinas del municipio demandantes de empleo a los posibles candidatos para cubrir los nuevos puestos de trabajo que creará la multinacional una vez eche a andar en la Plisan.

Será el departamento de Orientación Laboral del municipio, un servicio que acaba de poner en funcionamiento el equipo de gobierno, el que se encargue de buscar sinergias entre los demandantes de empleo y el propio tejido empresarial. Para ello, las personas interesadas en trabajar en la nueva planta de Albo, deberán pasar por la recepción del Concello y solicitar cita previa para dejar su curriculum vitae y tener una entrevista con la técnica en Orientación. Se espera que el aterrizaje de la conservera en Salvaterra repercuta en la creación de, al menos, 22 puestos de trabajo y la consolidación de otros 200, más de la mitad en manos de mujeres.

Tal y como se informó en una reunión mantenida entre la alcaldesa de Salvaterra, Marta Valcárcel; el primer teniente de alcalde, Ernesto Groba, y la técnica de Orientación Laboral con el equipo directivo de la empresa de conservas Hijos de Carlos Albo, está previsto que las obras de construcción de la nueva planta comiencen en breve y estén rematadas a principio de 2022. Para ello, ya cuenta con la perceptiva licencia desde finales de diciembre de 2020.

Hijos de Carlos Albo, empresa de propiedad china desde 2016, resultó adjudicataria de tres parcelas en la Plisan con una superficie de casi 63.000 metros cuadrados en subasta pública por el Instituto Galego de Vivenda e Solo. La adjudicación se realizó en derecho de superficie, modalidad que le permite a las empresas acceder a suelo pagando cada año una pequeña cantidad, lo que les facilita financiar su instalación y el inicio de la actividad. En el caso de Albo, el derecho de superficie se le concede por un plazo de 30 años, prorrogable tres veces por sendos períodos de 10 años, de modo que el derecho de superficie se podrá extender hasta un máximo de 60 años, tras lo cual los adjudicatarios podrán adquirir la parcela si así lo desean.

Albo tiene previsto invertir en su planta de Salvaterra 25,5 millones de euros, y cuenta con ahorrar casi 8 millones gracias a diversos incentivos fiscales, entre ellos los del Concello. En este sentido, cabe recordar que el gobierno local (PP), aprobó en pleno una bonificación del 95% del Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO) con la que la conservera podrá ahorrarse entorno a un millón de euros por desplazarse a la Plisan.