Redondela contabiliza actualmente 41 casos activos de violencia de género. El dato lo confirmó ayer la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, que acudió a la localidad para presidir la Xunta Local de Seguridade del Concello de Redondela en la que se suscribió el nuevo protocolo de colaboración entre la Policía Nacional y la Policía Local en el marco del programa VioXén de seguimiento integral de las víctimas de violencia de género. Esta iniciativa de colaboración fue firmada por la alcaldesa redondelana, Digna Rivas, y el comisario jefe de la Comisaría de Vigo-Redondela, Carlos Valcárcel.

Redondela cuenta con 41 casos activos por violencia de género, una cifra que supone casi el 75% de todos los registrados en partido judicial, que aglutina el 2,76% de las denuncias de toda la provincia en 2021. El 68% de las víctimas de la localidad tiene menos de 45 años.

Redondela es el tercer municipio de la provincia que procede a renovación de este documento de colaboración entre las fuerzas de seguridad, el primer trámite, y fundamental, que deben formalizar todos aquellos concellos que deseen permanecer dentro del sistema Vioxén. El nuevo protocolo recoge el reparto de funciones y asignaciones de víctimas y se adecua a las referencias normativas actuales.

Larriba agradeció el “compromiso” de Redondela y de su alcaldesa por renovar el protocolo del Sistema VioXén, así como la labor de la Policía Nacional, “que trabaja duro en la protección de todas las mujeres de la provincia víctimas de malos tratos”. La subdelegada destacó la importancia de renovar estos acuerdos para que “las fuerzas y cuerpos de seguridad local y estatal puedan compartir información y recursos, estableciendo unos criterios básicos de colaboración y coordinación, de forma que se garantice el cumplimiento eficaz de las medidas judiciales de protección a las víctimas de violencia de género”.

El Sistema VioXén fue puesto en funcionamiento en el año 2007 por la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior con el objetivo de establecer una red nacional que permita el seguimiento y protección de forma rápida, integral y efectiva de las mujeres víctimas de malos tratos y de sus hijos, en cualquier parte del territorio español.