El alcalde de Baiona, Carlos Gómez, reiteró ayer al Sergas la solicitud de un cribado masivo en el municipio para detectar asintomáticos y controlar así la escalada de contagios tras los contactos navideños. El regidor solicitó la realización de PCR a un grupo importante de población en torno al 16 de diciembre, cuando la Xunta declaró en alerta máxima el territorio baionés por presentar

Volvió a solicitar el cribado en una segunda reunión para valorar los datos, asegura, y puso a disposición de la Consellería de Sanidade instalaciones municipales como el pabellón de deportes para llevarlo a cabo. “Vamos a cumplir un mes en alerta máxima y seguimos esperando contestación del Sergas. Seguimos con la misma intención de ofrecer nuestras dependencias y personal al Sergas para que traiga el cribado a Baiona ya”, recalcó.

La Xunta decretó el cierre perimetral de Baiona con un total de 313 diagnósticos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los 14 días anteriores, cifra que supera la barrera de los 250 que el Sergas tiene como referencia. Hace dos semanas, el municipio alcanzó una incidencia acumulada de 404 casos y el regidor considera el cribado fundamental para dar la vuelta a la tendencia.