La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, urgió ayer una reunión con técnicos de Audasa, empresa responsable de la construcción del colegio Igrexa de Chapela, para dar cuenta de la necesidad de reforzar el muro de contención en la trasera del centro escolar cuyas deficiencias causaron la entrada de tierra y barro. El Concello asegura que la “respuesta inmediata” de los operarios municipales permitió reanudar ayer el servicio de calefacción. Además extendieron sal en las inmediaciones para evitar la formación de hielo.