Una de las situaciones que más preocupa a las autoridades sanitarias tiene lugar en la residencia Paz y Bien de Tui, el centro gestionado por la congregación de las franciscanas. El brote originado esta semana se ha agravado en las últimas horas. La Xunta informaba ayer de otras seis usuarias y nueva trabajadoras afectadas. En total, contando residentes, empleadas y monjas hay ya unas sesenta personas con COVID. Lo que está generando una importante polémica estos días es la causa del brote.

El presidente de la Federación Galega de Usuarias e Familiares de Residencias (REDE), Paulino Campos, asegura que el virus se originó en la sucesión de misas que tuvieron lugar en estas fechas (misa del gallo, Año Nuevo…), en los que “no se hicieron bien las cosas” en cuanto a medidas de prevención. “Ya no es solo la ausencia de mascarillas, sino que no hubo la distancia adecuada”, apunta.

La situación en este geriátrico preocupa a las autoridades sanitarias, por lo que diversas fuentes confirman que la Xunta tiene sobre la mesa la posibilidad de intervenir esta residencia. Precisamente el brote en el centro ha provocado que se haya disparado la incidencia de nuevos casos en Tui. Algunas residentes van a ser derivadas a al centro integrado Bo Día, en la calle Sagunto de Vigo, para liberar de presión asistencial el geriátrico de Tui. Las previsiones además no son halagüeñas y se espera que los contagios aumenten en las próximas horas.