El BNG de Redondela exige al gobierno local que mantenga los 180.000 euros de los presupuestos participativos del pasado año. “En un escrito dirigido a la alcaldesa [Digna Rivas] demandamos que se mantenga intacta esta partida no gastada en 2020 con el fin de reinvertirlo en las parroquias”, afirma el portavoz nacionalista, Xoán Carlos González.

Desde el BNG consideran que debe respetarse el compromiso con las parroquias después de que el 1% de los presupuestos municipales de 2020 que no se invirtiera en ellas. “Se trata de una deuda con las parroquias y, por lo tanto, debe retenerse la partida para el ejercicio de 2021”, afirma el edil nacionalista.

El motivo de que no se hubieran gastado los 180.000 euros “nace de un acuerdo entre AER y PP para sacar adelante los presupuestos del año 2018”, explica González, que recuerda que los primeros se abstuvieron en la votación para que los segundos aprobaran unas cuentas que califica de “nefastas para los redondelanos”. El concejal nacionalista asegura que “fruto de acuerdos opacos entre organizaciones políticas se bloquearon durante año y medio unos fondos que se deben reinvertir en las parroquias”.

González recalca que el Concello “empleó 41.000 euros de estos presupuestos sin consultarlo con ningún consello parroquial para que los distintos colectivos pudieran expresar su opinión, ya que son los verdaderos protagonistas de los presupuestos participativos”, denuncia el edil, por lo que “exige que se rindan cuentas sobre esta acción y que se congele la partida”.