La renovación del mapa de emergencias de Galicia acordada mediante un reciente convenio por la Xunta, la Federación Galega de Municipios y las diputaciones provinciales modifica la distribución de los efectivos disponibles en la comarca de Redondela. Así, el GES (Grupo de Emerxencias Supramunicipal) de esta localidad pasa a unirse con el de Mos, si bien ambas bases se mantienen. Desde ellas se atenderán las necesidades de Mos, Redondela, Pazos de Borbén y Soutomaior, donde ayer estuvo el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para conocer el trabajo de las agrupaciones de Protección Civil y de los GES en la zona.

La principal novedad es que Fornelos de Montes, que hasta ahora dependía de efectivos más lejanos en caso de accidente o incendio, queda adscrito al nuevo GES de A Lama, que cubrirá también a los municipios de Cerdedo-Cotobade y Ponte Caldelas. El alcalde fornelense, Emiliano Lage, consideró el cambio positivo pues permitirá una mayor agilidad de los servicios de emergencias cuando se necesitan. Dentro de la provincia de Pontevedra, el nuevo mapa gallego de emergencias crea otra base en A Cañiza.

El vicepresidente Rueda visitó ayer en el pabellón de A Montesiña en Soutomaior a los voluntarios de Protección Civil de la localidad. La Xunta financió recientemente la adquisición de un nuevo vehículo para esta agrupación y otro para la de Oitavén-Tea, un servicio mancomunado con sede en A Lama y que atiende también las emergencias que puedan surgir en Fornelos de Montes, Covelo y Mondariz.