La alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, está satisfecha de que el Celta ya pueda usar los primeros campos de fútbol de la Ciudad Deportiva Afouteza, pero su desarrollo final depende de muchos factores. Completar un plan especial para la segunda fase destinada a campos de entrenamiento, aprobar una modificación del Plan Xeral para la tercera fase que dotaría la zona con un área comercial, lograr informes favorables de administraciones como el Ministerio de Fomento y llegar a acuerdos con los comuneros de Tameiga, que echaron abajo la permuta inicial que les planteaba el Celta.

– ¿Cree usted que podrán llegar al final de proyecto tal y como esta previsto?

– No le niego que hay dificultades. El informe de Fomento nos hace tener que replantearnos el acceso a la parte comercial. Ese informe desfavorable nos hace tener que darle una vuelta, los técnicos aún no lo han resuelto. Llevamos meses trabajando. Puedo decir que el proyecto ha comenzado, pero el tiempo para coincluirlo depende de muchos factores.

– ¿Cuándo se sabrá si se puede responder a las alegaciones de Fomento?

– Creemos que en primavera sabremos si se puede continuar como estaba previsto o tenemos que realizar un replanteamiento. En todo caso, será un tema temporal porque viene marcado por la política estatal. Hay que darle tiempo a las cosas y la realidad es que esto no tiene marcha atrás. El Celta ya ha invertido 10 millones, está entrenando en Mos y todo lo que puede pasar es crecer.

– El informe de Fomento es técnico, pero usted dice que es una cuestión política. ¿Puede aclararnos esto?

– Es una cuestión política, lo voy a dejar ahí. Las personas sacarán sus conclusiones.

– ¿Cree usted que el alcalde de Vigo influyó en ese informe?

– Sobran palabras. No se si influyó en ese informe. El tiempo demostrará las cosas, ya sabe que siempre da y quita razones. Pero le diré que no es casualidad que de la noche para la mañana aparezcan cuestiones de bloqueo en un papel que durante numerosas reuniones en Fomento nunca se han dado. Fuimos A Coruña muchas veces, trabajamos sobre los planos. Todo estaba correcto y de repente ya no. Lo que si le digo es que este proyecto seguirá siempre que el Presidente del Celta quiera y tenga voluntad de seguir adelante...

18

El Celta de Vigo inaugura su nueva ciudad deportiva en Mos R.C. CELTA

– Pasa por alto que la Comunidad de Montes de Tameiga no aceptó el acuerdo con el Celta.

– Tengo claro que Mos quiere el proyecto y estoy convencida de que habrá acuerdo porque muchas familias son propietarias de terrenos y además comuneros, y esos propietarios quieren vender porque tienen una zona forestal de difícil acceso que se convertirá en un monte público reforestado. Pero aún falta para llegar ahí. Los vecinos de Tameiga son mucho más que una directiva de montes. Con los vecinos terminaría habiendo acuerdo, estoy segura.

– La oposición les acusa de querer consumar un pelotazo urbanístico. ¿Qué dice usted?

– Yo les invito a que por una vez en su vida defiendan a Mos por encima de sus intereses personales. Vigo puede poner en marcha cuatro áreas comerciales y si Mos quiere poner una hay que bloquearla, echarla por tierra… Es grave que el alcalde de Vigo lo haga porque Mos siempre ha dado servicios a Vigo, pero que lo hagan representantes políticos que son vecinos de Mos como el PSOE, el BNG, Gañamos... que deberían apoyar un proyecto como este que es escrupuloso con la legalidad.

El Celta se estrena en la ciudad deportiva 'Afouteza' CELTA MEDIA

–Quizás se diga por la recalificación para el área comercial de terrenos rústicos...

– Le vuelvo a repetir que este proyecto es escrupuloso con la legalidad. De lo rústico parte todo... Si miramos hacia atrás todo era rústico, la avenida de Madrid era un monte de Lavadores... para eso está el urbanismo. Quiero decir que Mos tiene tanto derecho como otras localidades a tener zonas urbanas y zonas comerciales. El 65% del suelo de Mos es rústico y este proyecto afecta al 5%.

–¿Hay algo que quisiera decir?

– Este proyecto marca un antes y después, estamos ilusionados con lo que ya se ha logrado, con la cabeza puesta en lo que queda por venir. Y lo hemos logrado con el apoyo de mucha gente. Mi deber es dar las gracias a todos y todas, personas y entidades que han colaborado para que este proyecto saliese adelante, y especialmente al conjunto de vecinas y vecinos. Gracias por el esfuerzo y gracias por la ilusión.