El 112 Galicia recibió ayer un aviso de incendio urbano en Baiona que resultó ser una falsa alarma. La alerta movilizó a efectivos de la Policía Local, la Guardia Civil y el GES del Val Miñor, que acudieron en la mañana de ayer al garaje de un inmueble en la céntrica calle de Palos de la Frontera. Al parecer, la alarma de incendios se activó y los vecinos llamaron a los servicios de emergencias que, una vez en el lugar, inspeccionaron el garaje y comprobaron que se trataba de una falsa alarma, por lo que no fue necesario desalojar el edificio.