La playa de Cesantes muestra desde esta semana varias obras de la artista redondelana Alba Casanova Fernández sobre un soporte muy original: los antiguos contenedores de la limpieza de playas dedicados a la recogida de algas, restaurados para la ocasión.

Se trata de una iniciativa conjunta de las concejalías de Medio Ambiente y de Cultura para poner en marcha esta propuesta vanguardista que combina el reciclaje con el arte, ya que se reinterpreta un mobiliario municipal inservible para transformarlo en una original obra artística.

La iniciativa partió del concejal de Medio Ambiente, Roberto Villar, que al llegar al gobierno se encontró con la presencia de seis contenedores metálicos pequeños que servían para la retirada de algas en el arenal de Cesantes, que también se usaban como vestuarios del personal de limpieza y para resguardarse de la lluvia. Villar decidió dejar de utilizarlos y colocar en la zona unos vestuarios en condiciones, además de acceso a cuartos de baño.

Tres de los seis contenedores se retiraron por su mal estado, pero los tres restantes se decidió reciclarlos como parte del programa de apoyo a los artistas locales, al encargarle a Alba Casanova –natural de la parroquia de Cedeira– que los decorase con una obra basada en el medio marino acorde a su ubicación.

Las tres obras han sido ubicadas a lo largo de la playa redondelana con la idea de convertir el arenal de A Punta en un museo al aire libre que anime a las personas que se acerquen a descubrir a una artista del municipio, al mismo tiempo que disfrutan del entorno. En cada obra se ha colocado un código QR en el que se puede consultar información sobre la autora y el Registro de Artistas de Redondela.

La idea es que esta original exposición se pueda trasladar a diferentes puntos del municipio y repetir iniciativas similares en otros elementos del mobiliario para combatir el feísmo.