La violencia machista se cobró ayer una nueva víctima mortal en Gondomar. Soledad Rey Valverde, vecina de la parroquia de Mañufe de 59 años, fue asesinada con un arma blanca a manos de su marido, Valentín Alonso Becerra, de 64, en el domicilio familiar. Al parecer, lo hizo con un cuchillo doméstico, con el que después trató de suicidarse realizándose cortes en las muñecas. Heridas por las que fue trasladado grave en ambulancia, escoltada por la Guardia Civil, al hospital Povisa de Vigo.

El crimen se conoció a las cuatro y media de la tarde. Lo descubrió un taxista que cada día a esa hora llega a la casa con el hijo menor de la pareja, de 17 años, que acude a un centro de educación especial en Vigo. Al no contestar nadie al timbre, el conductor llamó por teléfono a la casa y fue el contestó el presunto homicida. Muy nervioso, le pidió que llamase a una ambulancia porque había matado a su mujer y porque se estaba desangrando, según explicaron desde el operativo que las fuerzas de seguridad desplegaron en el entorno de la casa, ubicada en el barrio de Rapadouro.

Habla el vecino del hombre que mató a su mujer en Gondomar. R.C.

Patrullas de la Guardia Civil de Gondomar y de la Policía Local acudieron al lugar tras la alerta y enseguida se incorporó un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil, que se hace cargo de la investigación. La autoridad judicial se presentó en torno a las seis y media de la tarde y dos horas más tarde decretó el levantamiento del cadáver. El cuerpo fue trasladado al hospital Nicolás Peña para practicarle la autopsia.

El goteo de familiares y vecinos, visiblemente afectados, fue constante a lo largo de la tarde en el entorno. El homicidio conmocionó a la parroquia y al municipio, donde el matrimonio residía desde hace tiempo. Aunque eran naturales de Vigo, decidieron instalarse en este tranquilo lugar de Gondomar, donde la víctima tenía familia. Nadie podía creerse lo sucedido. Alguno se paró incluso ante las cámaras de televisión desconcertado. “Chamoume unha veciña chorando e díxome que o Valentín matara a muller. El era boa persoa, non sei que puido pasar”, señalaba uno de los lugareños.

El Concello convoca un acto de repulsa hoy a las 12.00 y declara tres días de luto

No constaban denuncias previas por violencia de género, según confirmó el alcalde, Francisco Ferreira, que se acercó al lugar para interesarse por lo ocurrido. “Nada hacía prever esto. Era una pareja de lo más normal. No hubo denuncias previas ni en Servicios Sociales constaba ningún episodio de violencia”, comentó, además de anunciar que hoy mismo a los portavoces municipales para realizar una declaración institucional y decretar tres días de luto oficial. El manifiesto contra la violencia machista se leerá en un acto de repulsa convocado hoy a las 12.00 ante el Concello. El arranque del programa navideño, previsto el sábado con el encendido del alumbrado con animación y un espectáculo de magia, se pospondrá.

Te puede interesar:

El regidor conocía personalmente a la víctima porque le había solicitado obras para mejorar el entorno de la vivienda, dado que sufría un problema de movilidad que la obligaba a utilizar muletas. Ayer ofrecía los servicios del concello “para garantizar la seguridad del hijo menor del matrimonio”, que regresaba ayer como cada día en taxi. No fue necesario, “porque el hermano está con el desde el primer momento y se ha hecho cargo”.

El hijo mayor de la pareja, de 30 años, había visitado a sus padres por la mañana y se había marchado a las 14.00. Apenas tres horas más tarde regresaba a la casa tras conocer la terrible noticia que lo dejaba en estado de shock.