La actriz ourensana Uxía Morán, con “A última cea”, visibilizó en Redondela ayer a través de una performance la tragedia de las mujeres que sufren diariamente la violencia machista en sus más diversas expresiones.

El acto institucional para conmemorar el 25-N se tuvo que trasladar al Multiusos de A Xunqueira debido a la lluvia donde la alcaldesa redondelana, Digna Rivas, nombró a las 41 mujeres asesinadas por sus parejas en 2020 “porque no son números, son personas, son víctimas y detrás de cada nombre hay huérfanos y la historia de una tragedia”.

El acto también contó con la presencia de Joshua Mateo –el hijo de Sesé Mateo, la mujer asesinada por violencia machista en Chapela en 2017–, que leyó un manifiesto cargado de reivindicación y en el que recordaba la lucha de las hermanas Mirabal, “Las Mariposas”, por los derechos humanos y contra cualquier tipo de opresión, lucha que les costaría la vida pero que marcaría el camino a seguir.

Rivas señaló que este acto tenía como objetivo “visibilizar la sinrazón de la violencia machista, pero la lucha contra esta barbarie no se puede ceñir a un solo día, sino que tiene que ser una labor continuada los 365 días del año y una labor conjunta de toda la sociedad”.

Josua Mateo, en colaboración con profesionales directamente implicados en la lucha contra la violencia machista, como la Asociación de Mulleres Xuízas, trabaja en la elaboración de un protocolo de actuación para los casos de violencia de género, para poder orientar a las víctimas de esa lacra social.