Un operario comprueba el estado de la estructura. | // FD

Redondela quiere comprobar el estado real del antiguo cargadero de mineral de Coto Wagner, en el litoral de Rande, para defender con informes técnicos la rehabilitación de esta estructura en contra de la pretensión de la Autoridad Portuaria de Vigo, que reclama su desmantelamiento al considerar que supone un peligro para vecinos, pescadores y tráfico marítimo debido a su estado ruinoso tras más de 40 años sin uso.

Un equipo técnico municipal consiguió por fin acceder a la vieja plataforma metálica para realizar una inspección y tomar muestras después de varios intentos frustrados por parte del Puerto, que hace meses calificó estas instalaciones de “irreparables” en base al resultado de un peritaje, realizado por esta administración portuaria, y aconsejaban su derribo inmediato ante su mal estado de conservación.

Sin embargo, el Concello de Redondela se mostró desde el primer momento en contra defendiendo su recuperación como uno de los elementos del patrimonio cultural e industrial que conforma el estrecho de Rande. En su defensa por la conservación de este conjunto de bienes asociados a este espacio, entre los que también se incluye las ruinas del castillo de Rande, la Fábrica del Alemán –que hoy alberga el museo Meirande–, el otro cargadero de Minerales de Hierro de Galicia, S.A. y el puente colgante de la AP-9, el pleno de la corporación municipal aprobó por unanimidad el pasado mes de mayo una moción impulsada por la Asociación Rande Patrimonio Europeo (ARPE) para que el gobierno local solicite ante la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural la incoación del procedimiento para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) a todos los elementos que conforman el conjunto histórico de Rande.

La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, asegura que llevaban un año reclamando el permiso a la Autoridad Portuaria para que los técnicos pudieran acceder al cargadero “para comprobar desde dentro y avalar con informes técnicos” el estado de las instalaciones. “El Puerto sigue con su decisión de demoler la estructura basándose en un peritaje visual, realizado desde el exterior, y lo que nosotros pretendemos es demostrar técnicamente que no está en tan mal estado y que es recuperable porque consideramos que es un elemento importante del patrimonio industrial de Rande que es una maravilla, del que estamos orgullosos y tenemos la obligación de conservarlo”, indicó la regidora.

Ahora habrá que esperar a los resultados definitivos del informe para conocer el estado real del viejo cargadero y decidir su futuro.